El antes y el después de la escalera que da acceso a la playa Victoria desde la regeneración de 1991
El antes y el después de la escalera que da acceso a la playa Victoria desde la regeneración de 1991 - LA VOZ
Playas de Cádiz

Los 15 escalones soterrados en la playa de Cádiz

Desde la primera regeneración que sufrió este tramo de la playa Victoria en 1991, el nivel de arena ha subido al menos tres metros

CádizActualizado:

Para poder entender, de forma gráfica, los efectos que han tenido las continuas regeneraciones de la playa de Cádiz en el tramo que transcurre entre el IES Drago y la escalera de acceso situada frente al colegio San Felipe Neri, es tan sencillo como mirar las dos fotografías que acompañan a esta información.

La primera corresponde a la escalera que da acceso a esta zona del litoral (frente al colegio San Felipe Neri), donde se puede ver su aspecto original, el que lucía esta bajada a la playa antes de que se produjera el primer aporte de arena que tuvo lugar en el año 1991 cuando ocupaba la Alcaldía el socialista Carlos Díaz. Fue entonces cuando comenzó un periodo de continuas regeneraciones artificiales que han ido mantenimiento el aspecto de esta zona rocosa como playa propiamente dicha. Hasta entonces, el propio perfil del litoral, más estrecho que en otros tramos, y la configuración del espacio, con la presencia del muro y los bloques de cemento que hacen que el mar choque directamente contra la muralla, han ido provocando una erosión crónica.

Como muestra esta primera imagen, antes de esta primera regeneración, la escalera era incluso de dos tramos de escalones, que los bañistas tenían que bajar para llegar hasta la arena.

En la actualidad, tal y como muestra la segunda imagen, la escalera ha quedado limitada a una parte del primer tramo de escalera. En concreto, se han perdido casi tres metros de altura desde el paseo marítimo hasta la playa y hasta quince escalones, que se encuentran a día de hoy soterrados bajo la arena y que son el resultado de los sucesivos aportes de arena que han sido reclamados tras los efectos de los temporales de invierno.

Los expertos llevan años advirtiendo de las características propias de la zona, que hace que los miles de euros aportados en regeneraciones, apenas duren unos meses, ya que la configuración de este tramo del litoral no permite la regeneración natural que suelen darse en otras zonas tanto de la Victoria como de Cortadura. Por lo tanto, solo los trasvases artificiales pueden seguir manteniendo su aspecto actual.

¿Regeneración?

De ahí, que en las próximas semanas, la zona vuelva a llenarse de arena y siga aumentando el nivel pese a la opinión incluso de algunos técnicos, que han llegado a defender el abandono de la zona con el objetivo de ponerla en valor y aprovechar la plataforma rocosa sobre la que se sustenta para convertirla en un lugar donde primen actividades como la pesca o el marisqueo deportivo. Sin embargo, parece poco viable esta opción, sobre todo, de cara a la opinión pública. Además, hay que tener en cuenta que incluso se ha permitido la instalación de chiringuitos en la zona, que necesitan de esta arena artificial para poder sobrevivir a los fuertes temporales que están por venir. Eso sí, tal y como demostró el temporal Emma, la seguridad de estas instalaciones está en entredicho.