García-Pelayo, en una de sus visitas a Fitur
García-Pelayo, en una de sus visitas a Fitur
Jerez

Nuevas versiones de la Gürtel admiten descuadres en contratos del PP en Jerez

Un extrabajador de Correa reconoce diferencias en las fechas de los documentos sobre la participación del Consistorio en Fitur en 2004

CádizActualizado:

Javier Nombela, extrabajador de las empresas de Francisco Correa, ha reconocido este miércoles un descuadre en las fechas de los documentos relacionados con la adjudicación concedida por el Ayuntamiento de Jerez en 2004 sobre la participación de la ciudad en la Feria Internacional de Turismo (Fitur). Aún así, se ha escudado en las instrucciones que le daban sus jefes, Pablo Crespo e Isabel Jordán.

Así lo ha dicho Nombela durante su declaración como acusado en el juicio de la pieza separada del caso Gürtel relacionado con las presuntas irregularidades en este contrato público por el importe de más de 355.000 euros. Se enfrenta a siete años y nueve meses de prisión por estos hechos.

A preguntas de la fiscal Anticorrupción Concepción Nicolás, Nombela ha admitido que las fechas «no cuadran», después de que ésta le mostrase un contrato firmado por Nombela, Jordán, la exalcalcadesa María José García-Pelayo y el exsecretario general del Ayuntamiento Manuel Báez, con fecha de principios de enero de 2004 y un documento elaborado un mes después por este trabajador de Correa, por el que encargaba a una empresa de mensajería el envío al Ayuntamiento de una serie de documentos que tenían que presentar para participar en el concurso de adjudicación de ese contrato.

El objetivo del Ministerio Público era demostrar que la adjudicación de estos eventos a Special Events, Down Town y Teleanuncio fue irregular, sin celebrar ningún concurso y que las sociedades comenzaron a ejecutar sus servicios incluso antes de que se les concediese formalmente.

«Todo muy precipitado»

No obstante, Nombela -a quien las cámaras que emiten la señal institucional no le han enfocado la cara- se ha remitido a la declaración que prestó anteayer Isabel Jordán, que afirmó que «todo el mundo -en referencia a sus compañeros- rellenó documentación porque se hizo de manera muy precipitada». Ha apuntado que desconoce el motivo de las prisas, pero que se trataba de rellenar formularios, cuya plantilla ya tenía elaborada Special Events de otros concursos a los que se había presentado anteriormente en otras administraciones públicas.

El trabajador de Correa se ha desvinculado de toda la toma de decisión relacionada con los contratos con el Ayuntamiento de Jerez y ha afirmado que en todo momento siguió ordenes del considerado ‘número dos’ de la Gürtel, Pablo Crespo, y la administradora de algunas de las empresas vinculadas a la trama, Isabel Jordán.

En este sentido, ha recordado que se le encargó «perseguir las facturas» sobre los servicios prestados al consistorio y que por ello estuvo en contacto con la interventora municipal Milagros Abascal y con la empleada del Instituto de Promoción y Desarrollo de la Ciudad (IPDC) Lourdes Montenegro, ambas también acusadas en este juicio.

Así, ha precisado que si realizó otro tipo de labor en este asunto fue porque así se lo encargaron, como ocurrió con la entrega de la documentación necesaria para presentarse al concurso para realizar el expositor de la ciudad gaditana, un evento ecuestre en la Plaza Mayor de Madrid y un espectáculo flamenco en el madrileño Parque del Retiro, todo enmarcado con la participación en Fitur.

Por otro lado, la fiscal le ha formulado un bloque de preguntas sobre el entramado societario del líder de la Gürtel, Francisco Correa, y sobre la distribución de tareas entre los trabajadores de las mismas. Tras responder algunas de ellas, mostrando su disconformidad porque este asunto «excede de lo que estamos hablando ahora», su abogado ha protestado al considerar que la estructura de las empresas ya fue objeto de enjuiciamiento en el juicio por los primeros años de la trama corrupta (1999-2005), hechos por los que Nombela fue condenado a tres años y medio de prisión.