Cristóbal Ruiz, el acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia.
Cristóbal Ruiz, el acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia. - ANTONIO VÁZQUEZ
TRIBUNALES

El jurado declara culpable al acusado de matar a puñaladas a un joven en Jerez

El juez tendrá ahora que dictar sentencia y decidir si fue un homicidio o un asesinato

Actualizado:

El jurado popular que ha juzgado el conocido como 'crimen de las 102 viviendas' en Jerez ha considerado al acusado Cristóbal Ruiz culpable por unanimidad de haber matado a Ángel Mesa, de 24 años, al asestarle dos puñaladas durante una pelea tras una discusión en plena calle. Según apuntan fuentes del TSJA, el jurado tomaba esta deliberación este pasado viernes. Tras reunirse durante seis horas, los nueve miembros del jurado consideraron al procesado culpable de haber causado la muerte de la víctima pero no llegaron a calificar los hechos como homicidio o asesinato, y será por tanto el magistrado presidente de la Sección Octava quien lo determine cuando dicte sentencia.

Como se recordará, tanto la acusación particular, que representa a la familia del fallecido, como la Fiscalía pedían para Cristóbal Ruiz la pena de 20 años de prisión como autor de un delito de asesinato.

El juicio se celebraba durante toda la pasada semana en la sede jerezana de la Audiencia Provincial. Cristóbal Ruiz negaba haber cometido los hechos asegurando además que nunca portó el cuchillo con el que se dio muerte a Ángel, tal y como indicaban las acusaciones.

Según su testimonio fue la víctima quien, tras una pelea en la vivienda después de una noche entera de fiesta, sacó el cuchillo de 20 centímetros de hoja del pantalón y que durante el forcejeo que mantuvieron le agarró las manos en su defensa propia. Fue cuando se retiró cuando vio como se desplomaba el fallecido y entonces, según mantuvo, intentó taponarle la herida.

Durante las diferentes sesiones han declarado varios testigos que a pesar de que el suceso se produjo a las doce de la mañana en un patio con decenas de viviendas alrededor dijeron no haber visto el momento exacto de la agresión. Durante su declaración, Cristóbal sí confesó que se habían llevado varias horas consumiendo varios tipos de droga y alcohol.

Con posterioridad al apuñalamiento, y antes de que llegaran los agentes de la Policía, el acusado «puso el arma del crimen en la mano derecha de la víctima, para así dificultar la investigación de los hechos», según la Fiscalía, un momento que fue incluso grabado en un vídeo que transcendió entonces. Sin embargo, el procesado aseguró en la sala que él mismo fue a buscar el arma y se la puso en las manos a Ángel «para que se supiera que era suya».