Vídeo grabado en el momento de los disparos. - LA VOZ
SUCESOS | EL PUERTO

«Gritaba os voy a matar a todos»

Los testigos que vivieron el ataque de un hombre armado a varios policías en El Puerto aseguran que el detenido estaba fuera de sí y muy agresivo

Actualizado:

Peterson N. estaba fuera de sí, no respondía a ningún requerimiento, e incluso por momentos estaba «como ido». El norteamericano de 28 años que, armado con dos cuchillos, intentó agredir a varios agentes de la Policía Nacional en El Puerto el pasado 15 de septiembre y terminó herido por disparos, no depuso en ningún momento su actitud. Así se extrae de la información a la que ha tenido acceso este periódico y que se recogió momentos después de lo ocurrido. Además, como se recordará, uno de los policías que acudió al aviso que dieron los vecinos acerca de que había un hombre armado en la calle muy agresivo y causando destrozos, resultó herido tras recibir en su ojo izquierdo el impacto de una esquirla de bala debido al rebote de un disparo.

Los hechos sucedieron la tarde de ese sábado poco antes de las siete y media de la tarde cuando en la Sala de Cádiz se recibió la llamada de varios vecinos de la urbanización El Almendral de El Puerto. Alertaban de un hombre de raza negra, que iba armado y mantenía una actitud agresiva y amenazante y que además estaba tirando piedras contra sus casas y coches.

Hasta la zona acudieron de inmediato varios radiopatrullas. Nada más llegar al lugar, la calle Raíces, se encontraron a este individuo en la puerta exterior de una de las viviendas portando un cuchillo en cada mano. Los agentes, ante la gravedad y arriesgado de la situación, se situaron a cierta distancia de seguridad en posición ‘de abanico’ rodeando al supuesto agresor. Entonces comenzaron a conminarle de manera insistente que depusiera su actitud y que tirara los cuchillos, sin que éste les hiciera caso. Peterson parecía no responder a nada aunque en un momento dado preguntó:«Why?» (¿Por qué?) y, ante la duda de que no les estuviera entendiendo, uno de los agentes actuantes se dirigió a él en inglés para volverle a pedir que se desarmara. «Drop the knives!», le insistió. Sin embargo, y siempre según la información manejada, lejos de atenderles, el detenido acometió de manera sorpresiva y violenta contra los agentes que lo cercaban, y curiosamente, se centró precisamente en quien le había hablado en su idioma. Hasta que a una distancia de unos dos metros y cogiendo carrera se abalanzó hacia todos ellos blandiendo los dos cuchillos. Es entonces cuando uno de los agentes disparó en dos ocasiones. Sin embargo, Peterson seguía en su empeño de agredirles y sin detenerse volvió a acometer contra los tres agentes por lo que respondieron con varios disparos que alcanzaron zonas no vitales del detenido:pierna derecha, pierna izquierda, abdomen y codo.

En total se recogieron de la zona catorce casquillos percutidos. Uno de estos disparos rebotó causándole heridas en el ojo izquierdo a uno de los policías que sufrió lesiones por esquirlas y tuvo que ser intervenido de urgencia. Otro de los patrulleros también sufrió varias contusiones al reducir al agresor que se resistió en todo momento.

Desnudo en El Paseo, la noche antes

Al parecer la conducta de Peterson N. no había sido momentánea. Su hermano, militar estadounidense en la Base de Rota y vecino de esa calle en El Almendral, aseguró que la noche anterior la Guardia Civil tuvo una intervención con este mismo individuo porque se encontraba desnudo en el centro comercial El Paseo. Y que antes de su enfrentamiento con la Policía había estado gritando, llegando incluso a tirarle piedras a un vecino, además de partir la luna de un coche golpeándola reiteradamente. Similares testimonios aportaron otros vecinos quienes aseguraron que durante toda la tarde había estado «molestando y amenazando» y que gritaba: «¡Os voy a matar a todos!», «¡esta noche sangre!».

El detenido, fue trasladado al Hospital de Puerto Real, donde, además de curarle las heridas, se le está realizando una valoración psiquiátrica y de psicotrópicos. Se le investiga como presunto autor de un homicidio en grado de tentativa, de atentado contra agente de la autoridad y daños. Además se le requisaron cuchillos de diversos tamaños: los dos que empuñaba, de 28 y 19 centímetros de hoja, y otro más pequeño que ocultaba entre sus ropas y que se le cayó cuando le redujeron.