Pedro Sánchez y Susana Díaz en el mitin en Chiclana.
Pedro Sánchez y Susana Díaz en el mitin en Chiclana. - Antonio Vázquez
ELECCIONES ANDALUZAS

El PSOE saca músculo en la provincia de cara al 2 de diciembre

En un acto con incidentes, Susana Díaz y Pedro Sánchez aseguran que los socialistas son la única opción para que Andalucía avance

ChiclanaActualizado:

El Partido Socialista sacó ayer músculo en Chiclana ante un aforo desbordado, para mostrar su capacidad de movilización y sus posibilidades de cara a las próximas elecciones andaluzas del 2 de diciembre. Un mitin protagonizado conjuntamente por el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y la candidata a la Presidencia de la Junta y secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, y donde Sánchez garantizó que cumplirá con el Estatuto de Andalucía, de modo que el Estado contemplará en sus inversiones el peso poblacional de la comunidad andaluza. Con esta declaración de voluntad firme expresada ante el auditorio gaditano quiso Sánchez «comprometerse públicamente con el pueblo andaluz» en un guiño claro hacia una de las principales reivindicaciones de la presidenta de la Junta de Andalucía.

Poco más hubo, ya que ni Sánchez ni Díaz se hicieron alguna otra contemplación en sus discursos. Y es que la política a veces hace extraños compañeros de viaje ya que hasta hace poco ambos se enfrentaron por el control del Partido Socialista a nivel nacional y su relación no es muy fluida, algo que se comprobó en la ausencia de gestos entre uno y otro.

Y es que la elección de Chiclana por Pedro Sánchez para involucrarse en la campaña electoral de Andalucía, no es casual, puesto que encontró en el regidor de Chiclana, José María Román, uno de sus principales apoyos en la provincia para su candidatura al frente del PSOE, frente a los principales espadas de la provincia que se volcaron con Susana Díaz.

Un mitin de incidentes

Un acto que estuvo marcado por los incidentes. Mientras estaba en el escenario Susana Díaz, una pancarta se alzó desde la décima fila y una mujer comenzó a interrumpir el discurso gritando «voto nulo». En el cartel que portaba ponía «Susana Díaz corrupta» y la seguridad, puesto que se trataba de un acto en el que además de la presidente de la Junta estaba el presidente del Gobierno, actuó de inmediato y sacó a esta mujer al patio de las bodegas, dónde estaban los militantes, que no pudieron entrar por el aforo, escuchando el acto y donde se quedó a la espera de su pancarta mientras que algunos le recriminaban su acción, hasta que finalmente se marchó del recinto.

Susana Díaz reanudó su discurso pidiendo a los socialistas que no se dejaran llevar por la crispación y que sólo fueran a actos de otras formaciones para escuchar sus propuestas y lo que pretenden para Andalucía.

Pero al poco tuvo que volver a interrumpirlo en esta ocasión para atender a una persona que había sufrido un golpe de calor, saliendo por su propio pie finalmente, precisando la entrada de los servicios de emergencias.

Campo de Gibraltar

En lo que sí soincidieron tanto Sánchez como Susana Díaz fue en reivindicar la apuesta que se hace, tanto por parte de la Junta como del Gobierno, por la provincia. De esta forma, pusieron sobre la mesa los mil millones de euros que se pretenden destinar al Campo de Gibraltar.

De hecho, Díaz expuso que lo que se ha anunciado apra el Campo de Gibraltar, es «de justicia. Gracias Pedro por poner el Campo de Gibraltar donde la gente lo merece», dijo la presidenta que aprovechó para afear a la oposición que hayan realizado una lectura frívola del acuerdo del Brexit. En lo que respecta al Gobierno andaluz y sus compromisos con la provincia, destacaron sus palabras de deseo para mejorar en el PISTA las conexiones entre la Sierra y Ronda, acercar servicios y fijar población.