Desde la Loma del Puerco se aprecian las mejores vistas, al igual que desde los miradores que se encuentran situados en la Primera Pista de la Barrosa.
Desde la Loma del Puerco se aprecian las mejores vistas, al igual que desde los miradores que se encuentran situados en la Primera Pista de la Barrosa. - A. Cristina Ruiz
CHICLANA

Conoce los siete puntos mágicos de Chiclana

El Templo de Hércules o la Loma del Puerco son los enclaves más espectaculares para disfrutar de las vistas a la costa gaditana

Ana Cristina Ruiz
ChiclanaActualizado:

«Siete es el número perfecto», dijo Pitágoras, y no es casualidad que sean esos los puntos mágicos que tiene Chiclana. Se trata de unas zonas distribuidas por toda la localidad desde los cuales se pueden observar esta ciudad gaditana desde diversos planos. ¿Cómo podemos distinguir estos puntos? Aunque no es tarea fácil porque están repartidos por toda Chiclana, no es imposible. Por la localidad están instaladas una placa o un monolito de piedra con una inscripción en la que se detalla brevemente una descripción del lugar y que distingue en qué punto mágico nos encontramos.

Para hacer la ruta de estos puntos es necesario disponer de transporte y de tiempo, ya que se encuentran distribuidos por diversas partes de Chiclana: en la localidad, en el campo a las afueras y finalmente en la playa, donde La Barrosa ofrece unas espectaculares vistas hacia el Oceáno Atlántico. Este último punto lo situamos de los últimos a visitar, ya que los atardeceres mágicos que nos ofrece la playa de la Barrosa son una obra de arte natural y todo un espectáculo que el visitante no debe obviar.

1234567
  1. Ermita Santa Ana

    La ermita de Santa Ana está situada en el punto más alto de la localidad y desde ahí se puede vislumbrar Chiclana, la costa y la Bahía de Cádiz.
    La ermita de Santa Ana está situada en el punto más alto de la localidad y desde ahí se puede vislumbrar Chiclana, la costa y la Bahía de Cádiz. - A. Cristina Ruiz

    En el centro de la ciudad se encuentra la Ermita de Santa Ana, situada en lo alto de una colina de la localidad. Hasta ella acuden los más fieles peregrinos, sobre todo los martes, para rezarle a la Virgen de Santa Ana, patrona y símbolo de la ciudad. Desde arriba, se puede observar toda la Bahía de Cádiz, tanto la costa de Chiclana como las calles de su ciudad, un maravilloso paisaje que recompensa el esfuerzo de subir su enorme cuesta. Históricamente jugó un papel importante, ya que entre otras cosas, era una atalaya desde donde se avisaba de las guerras que estaban teniendo lugar e incluso de la llegada de los barcos desde América. Durante la ocupación napoleónica, se usaba como punto estratégico de vigilancia y su altura ayudó a instalar los cañones desde la colina. En su placa reza inscrito: «Colina de Santa Ana, molino, fortín, ermita y antigua atalaya desde la que se alertaba al pueblo de Chiclana de los ataques vikingos y moriscos. Rompiente del levante y del poniente, blanca paloma para los marcos de la mar, rosa de los vientos».

  2. El Templo de Hércules

    Los más románticos disfrutan de un mágico atardecer, en el que el sol se oculta tras la fortaleza histórica del Castillo de Sancti Petri.
    Los más románticos disfrutan de un mágico atardecer, en el que el sol se oculta tras la fortaleza histórica del Castillo de Sancti Petri. - A. Cristina Ruiz

    A lo largo de la costa hay distribuidos tres miradores, situados en lo alto del acantilado de la playa de la Barrosa. Se trata de unas casitas de madera en las que puedes sentarte a contemplar el mar y los atardeceres. Los puntos mágicos de la playa se caracterizan por ser los más románticos ya que nos muestra el mar en todo su esplendor, el momento en el que el día ha llegado a su fin y el paraíso costero puede descansar. El sol se oculta tras los grandes muros y torres del castillo, reflejando su espléndida luz anaranjada sobre las olas del mar. La magia del Templo de Hércules te hace preguntarte si todo ha sido una leyenda, un sueño o si es real. Por momentos, el cielo se vuelve más anaranjado, más sangriento, como si Hércules aún estuviera presente dándole la vida y la magia a este rinconcito de la costa gaditana.

  3. Loma del Puerco

    Va cayendo la tarde y es hora de disfrutar del atardecer en la playa de la Barrosa. Una vez que hemos conocido los cinco puntos mágicos, toca descubrir cuáles son los dos restantes. Aunque los dejemos para el final no significa que sean peores que los anteriores. Por el contrario, en ellos dos nos esperan las mejores vistas de Chiclana. La Loma del Puerco tiene el sexto punto mágico, concretamente en la Torre del Puerco. Desde aquí se puede vislumbrar el Castillo de Sancti Petri. Este enclave jugó un papel muy importante durante la Batalla de Chiclana, sirviendo la Torre como baluarte defensivo durante la Guerra de la Independencia. Gracias a la altura en la que se encuentra esta Torre, el ejército anglo-español pudo derrotar a las tropas francesas. Con este bagage histórico, la Loma del Puerco se ha convertido en un emblema para Chiclana. En él conviven dos fortalezas históricas de dos siglos diferentes, el Cuartel General de la Guardia Civil durante el franquismo y la citada torre vigía del Siglo XIX, clave de la Guerra de la Independencia.

  4. Pinar del Hierro

    El pinar del Hierro es uno de los parajes naturales más significativos de Chiclana. En él se realizan senderismos, rutas en bicicleta y carreras populares.
    El pinar del Hierro es uno de los parajes naturales más significativos de Chiclana. En él se realizan senderismos, rutas en bicicleta y carreras populares. - A. Cristina Ruiz

    Dicen que lo bueno siempre está por llegar y tras haber visitado durante el día los diferentes puntos distribuidos por la localidad, toca poner rumbo hacia la zona de la playa. Para hablar del quinto punto mágico de la ciudad, me dirijo hacia la playa, concretamente hacia el Pinar del Hierro, el cual se encuentra antes de llegar a la playa de la Barrosa. Se trata de un precioso pinar que invita a pasar el domingo en plena naturaleza para evadirse del estrés de la semana. En él es habitual ver a las familias disfrutar del contacto con la naturaleza y hacer rutas en bicicleta. El pinar del Hierro es uno de los pocos parques naturales de Chiclana. Su extensa vegetación no impide que pueda ver la placa que señaliza el punto mágico La Espartosa: «Este mar de copas verdes que desde aquí contemplamos –pinares del Hierro y Claverán- era visión natural en toda la Chiclana antigua. Bosques de algarrobos, olivos, alcornoques, chaparros y encinas poblaban nuestro término por doquier».

  5. Las Salinas

    Desde este punto se puede respirar el aire natural de las marismas y esteros de Chiclana, además de disfrutar de un enclave único y natural.
    Desde este punto se puede respirar el aire natural de las marismas y esteros de Chiclana, además de disfrutar de un enclave único y natural. - Antonio Vázquez

    Toca dejar atrás los verdes campos de Chiclana y regresar sobre nuestros pies hasta el centro de la localidad. Aún así, el cuarto punto mágico no se encuentra en pleno centro, como la Ermita de Santa Ana. Por el contrario, está situado en las Salinas, un espacio único y natural en el que gracias a las marismas se practican diversos trabajos en la naturaleza como la recogida de la sal, despesque, observación de las aves, etc. En las Salinas se realizan diferentes actividades y visitas guiadas, ya que el centro cuenta una salina tradicional totalmente rehabilitada que además incluye una típica casa salinera y dos esteros dedicados al cultivo y estudio de los peces. Además, no solo se encargan de la sal y los peces, también poseen un entorno privilegiado para observar las aves que se encuentran en las marismas y la Bahía de Cádiz. Desde este punto se puede observar el Parque Natural de la Bahía de Cádiz compuesto por esteros, salinas y marismas. En la placa que señaliza el punto mágico reza: «De las salinas y esteros obtuvieron los chiclaneros, desde tiempo inmemorial, el pescado y la sal. Por esta inmensa red de caños llevó el Candray de Chiclana a los pueblos de la Bahía primero su aceite y luego su vino y los frutos y hortalizas de sus feraces huertas».

  6. Miralmar

    Foto: descubrechiclana.com

    Al igual que El Carrascal, el otro de los puntos mágicos, llamado Miralmar, también se encuentra en el campo, a las afueras de Chiclana, de camino a Conil. Una vez más, encontraremos un monolito de piedra y un mirador sobre la colina. Si hablamos de Chiclana, no sería justo hablar solo de la playa. Su tradición rural está muy presente en la localidad y concretamente en este punto se puede apreciar la Chiclana más verde y natural. Quienes se acerquen hasta esta zona podrán comprobar que las viñas y el horizonte verde de los campos chiclaneros son una pieza fundamental para esta localidad. De hecho, la placa reza así: «Nuestros románticos y marineros antepasados llamaron acertadamente a este lugar 'Miralmar'. La mar, la bahía, Chiclana y su campiña, todo un extenso horizonte se otea desde esta colina donde Paquiro tuvo sus viñas y la cañada nos lleva a las lagunas de Geli y Montellano y al 'Cortijo del Inglés'».

  7. El Carrascal

    En plena naturaleza, este punto hace referencia al pasado agrícola de Chiclana.
    En plena naturaleza, este punto hace referencia al pasado agrícola de Chiclana. - Foto: descubrechiclana.com

    El punto mágico de El Carrascal se encuentra a las afueras de la ciudad, concretamente en la zona el Pago del Humo. Desde este mirador se pueden apreciar las vistas a las zonas de La Banda y El Lugar, dos barrios muy significativos para Chiclana. Desde ese punto también se puede ver la Iglesia Mayor y la carretera de Medina Sidonia. Este punto está situado en el campo, donde se encuentra el Pozo de las Asomadas, utilizado para el ganado que se intercambiaba en la Feria de San Antonio de Chiclana. La placa que reza el punto mágico describe: «Nuestro pasado agrícola tuvo aquí su tradicional Feria del Ganado. Los animales de carga se han troncado por vehículos a motor y los primitivos negocios agrícolas por modernas naves industriales. Pero hoy como ayer el serpenteante río Iro separa y une La Banda y El Lugar».