El alcalde de La Línea, Juan Franco.
El alcalde de La Línea, Juan Franco. - Sergio Rodríguez
ENTREVISTA

«Dicen que estoy chalado con lo de la Ciudad Autónoma pero nadie presenta una alternativa»

El alcalde de La Línea destaca que el Remanente de Tesorería «es positivo por primera vez en la historia»

Actualizado:

Juan Franco fue reelegido alcalde de La Línea de la Concepción por La Línea 100X100, pasando de nueve a 21 concejales de los 25 que tiene la Corporación municipal. Ha sido el segundo alcalde más votado de España en poblaciones de más de 50.000 habitantes después de el de Estepona y ha acaparado titulares con su pretensión de convertir este municipio en Ciudad Autónoma

¿Esperaba unos resultados tan abrumadores?

No, para qué engañarnos. Durante cuatro años hemos llevado a cabo un trabajo constante, en algunos casos tomando decisiones muy impopulares pese a que ha habido quien nos ha tildado de populistas, como una reducción del sueldo del personal municipal y una política brutal de reducción del gasto. Sin embargo, la gente ha sabido valorar la gestión y una forma distinta de hacer las cosas.

Es un profundo conocedor de la situación económica del Ayuntamiento porque es funcionario municipal…

Así es. Jefe de Gestión Tributaria. La cuestión económica por tanto la tenía bastante controlada.

Ha tomado medidas impopulares entre sus propios compañeros ¿Cómo lo ha llevado?

Lo he llevado. Ahora todo el mundo cobra su nómina puntualmente. En este ayuntamiento se han llegado a deber 10 mensualidades…. Se ha recuperado además el poder adquisitivo. Del 2015 hasta hoy además, se han ido aplicando subidas salariales que contempla la Ley de Presupuestos con un acumulado del seis por ciento. Como anécdota he tenido una queja de una limpiadora el 30 de junio porque había abonado muy pronto la paga extraordinaria.

Va a gobernar en solitario, antes lo hizo con el PP. ¿Estarán todos sus concejales liberados?

Yo tenía en mente, incluso si sacaba mayoría absoluta, tender la mano a otros partidos aunque con 21 concejales el pueblo no lo entendería. Sí quiero mantener las mejores relaciones con todo el mundo. Respecto a la segunda pregunta, dos de los concejales estarán más centrados en la Diputación, como el vicepresidente Mario Fernández; y en la Mancomunidad cuando se constituya, que será Juan Macías. Ambos tutelarán el trabajo de los tenientes de alcalde que estarán a tiempo completo en el Ayuntamiento. Habrá concejales rasos y otros que no tengan delegación. El coste del gobierno se incrementa un 15%, algo asumible teniendo en cuenta que seremos más personas en el gobierno.

¿Por qué ha renunciado a su sueldo como alcalde y cobrará el de la Diputación?

Yo he cobrado como alcalde 4.000 euros menos al año que cuando ejercía como funcionario. Eso me ha supuesto un sacrificio durante cuatro años. Yo ya había hablado con mi partido que en el caso de que repitiéramos al frente del Ayuntamiento empezaría a cobrar lo mismo que percibiría como funcionario, que tengo que decir que no era el sueldo más alto del Consistorio. He optado por el de la Diputación porque más o menos se equipara con el de funcionario que tenía.

Parte de la normalidad económica del Ayuntamiento ha venido por parte del Gobierno central cuando gobernaba el PP, que fue su socio de gobierno ¿no es así?

Es verdad que cuando ha estado el PP en el Gobierno se nos ha ayudado. Aprovecho la entrevista para dar las gracias, una vez más, a Antonio Sanz, que ha tenido con nosotros un trato exquisito. Dicho esto, la recuperación económica del Ayuntamiento de La Línea viene por tres patas. Una es la del ajuste salarial, otra por la renegociación del convenio de Recaudación con la Diputación y, la otra, la reordenación de la deuda mediante los Fondos de Reordenación del Gobierno.

¿Cómo se encontró la deuda y en qué situación está?

El día que entramos en 2015 estaba en 177 millones de euros, y creciendo. No se pagaba ni a Hacienda ni a Seguridad Social. Estábamos en una bicicleta financiera pero estática, no se avanzaba. No parábamos de pagar pero la deuda se incrementaba por los intereses y recargos. El 31 de diciembre de 2018 cerramos el ejercicio con 144 millones de euros de deuda. El año pasado hubo una amortización de más de cinco millones y este año, el Presupuesto incluye una amortización de dos millones y una anticipada de 3,5 millones. El Remanente de Tesorería es positivo por primera vez en la historia de este pueblo, casi nueve millones, lo que nos ha permitido anticipar diez años el objetivo del Plan de Ajuste.

Los créditos que se pidieron se están pagando ya. Ahora mismo están garantizados los pagos de nóminas, seguros sociales, Hacienda, proveedores y la deuda.

¿Cuáles serán sus prioridades de gobierno?

En los dos primeros años la idea es culminar la mejora de los servicios públicos iniciada en el anterior mandato, sobre todo limpieza, parques y jardines o Policía Local. También queremos dar pasos para aprobar el nuevo PGOU, que será un antes y un después para La Línea. En los dos siguientes, quiero terminar la consolidación de la mejora de servicios públicos.

Y al final del mandato sorprende con el anuncio de querer que La Línea se convierta en Ciudad Autónoma..

Esto no es ningún movimiento independentista de España. Quiero dejar esto claro porque Inés Arrimadas vino insinuando que yo era una especie de Puigdemont o Quim Torra. Se podrá estar o no de acuerdo con mi planteamiento pero no tergiversar. Esto nace porque La Línea tiene una serie de problemas históricos desde hace 150 años por tener la frontera con Gibraltar.

Estoy harto de escuchar a políticos a los que se les llena la boca diciendo que La Línea tiene que tener un tratamiento preferente cuando están en la oposición pero cuando llegan al Gobierno se olvidan. Sin ir más lejos, Juanma Moreno dijo el pasado mes de septiembre que La Línea era una de sus prioridades y que si llegaba a la presidencia de la Junta vendría cada tres meses. Me debe ya dos visitas, ya se ha comido una octava parte de su mandato y no ha venido nada.

Todo el mundo dice que yo estoy chalado con lo de la Ciudad Autónoma pero nadie presenta una alternativa. El dictamen jurídico que hemos encargado reconoce la viabilidad jurídica de nuestro planteamiento sin entrar a valorar la oportunidad política. Recomienda que sigamos perteneciendo a la estructura provincial y no crear otra provincia.

El informe fue presentado días después de que alcanzaran un acuerdo con el PSOE en de la Diputación y la Mancomunidad. Hay quien cree que el informe fue hecho a medida para posibilitarlo…

Ese tema no se trató cuando se solicitó el informe.

El PSOE sí se ha mostrado en contra de la Ciudad Autónoma

Sí pero en las negociaciones tratamos este asunto. Acordamos no llevarlo al foro provincial ni comarcal. El PSOE ha firmado además una declaración institucional en ambas administraciones reconociendo la singularidad de La Línea.

¿Cuándo dará los primeros pasos?

En agosto espero tener una asamblea con mi partido y comenzar a partir de septiembre.

¿Es consciente de que será un camino arduo?

Hasta los caminos más difíciles empiezan con un primer paso. Lo que tengo muy claro es que no nos vamos a quedar quietos. Si no lo hacemos los linenses nadie va a venir a salvarnos. Nuestras condiciones son excepcionales y espero que se tengan en cuenta.

El narcotráfico parece que ha dado una tregua pero siguen sin llegar el resto de medidas anunciadas por el Gobierno y la Junta…

Así es. El narcotráfico ahora mismo está parado en la ciudad pero no nos engañemos. Hay un sector de la población que necesita de una asistencia social especial. Una parte de la población, por desgracia, no voy a decir que esté perdida pero sí lo tendrá muy difícil; pero hay otra que quiere insertarse pero no tiene formación. Hacen falta planes de formación y de inserción laboral. Una vez termine la Feria, nos asentemos en la Diputación y se constituya la Mancomunidad, empezaremos a dar guerra.

Del Brexit ni hablamos, ¿no?

De momento no hay nada. La amenaza está a la vuelta de la esquina, en octubre. Ahora mismo confío más en que haya un segundo referéndum en Reino Unido y salga el no a que nuestro Gobierno haga algo. Esperaremos acontecimientos.