Dos agentes de la Guardia Civil vigilan a un grupo de menores llegados ayer en patera a la playa de Bolonia.
Dos agentes de la Guardia Civil vigilan a un grupo de menores llegados ayer en patera a la playa de Bolonia.

Denuncian más casos de sarna en centros de acogida

El SUP alerta del «riesgo sanitario» para los agentes en servicio en el Centro de Atención Temporal de Extranjeros de San Roque por «la falta de medios»

CádizActualizado:

El Sindicato Unificado de Policías (SUP) lamentó ayer «casos de sarna» entre los inmigrantes acogidos en el Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de Crinavis, en San Roque, ante las «deficiencias higiénicas» de este centro.

En un comunicado, la organización sindical señaló que en la «constante llegada» de inmigrantes a las costas de Cádiz, «la gran mayoría de estas personas llega a España en unas condiciones lamentables, tanto físicas como psicológicas, por lo que ante esta situación de emergencia los policías y guardias civiles se están viendo obligados a cubrir unas necesidades de atención socio-sanitarias para las que no están preparados, con el consiguiente peligro para los agentes y sus familias».

En esta línea, el SUP censuró que «se están produciendo episodios lamentables donde las fuerzas de seguridad tienen que asumir cuidados médicos, sobre todo de enfermedades infecto-contagiosas como por ejemplo la sarna, para los que no están preparados ni para los que tampoco disponen de los medios adecuados».

«En el CATE de Crinavis, los funcionarios policiales, en especial por la noche, deben de encargarse y cerciorarse de que los inmigrantes allí internos, los cuales padecen enfermedades infecto-contagiosas, lleven a efecto las medidas médicas e higiénicas prescritas por los sanitarios para la curación de las mismas», detalló.

Estas labores curativas, en las cuales los funcionarios policiales se ven implicados, «se están realizando sin las debidas medidas de protección, asumiendo un riesgo los policías y sus familias, al carecer de los medios y conocimientos médicos adecuados», indicó el organismo sindical.

En ese aspecto, censuró que los medios y personal sanitario en el CATE de Crinavis, «por la noche sobre todo, son insuficientes», a lo que hay que sumarle que «tampoco hay servicio de interprete en ese tramo horario, pese a que la recepción de inmigrantes a esas horas es habitual, incluso provenientes de otras provincias». Los funcionarios allí destacados se ven obligados a desarrollar unas funciones de atención socio-sanitarias «para las que no están preparados, corriendo un grave riesgo y a la vez las personas inmigrantes privadas de un adecuado servicio».

«Brigadas como Documentación y Extranjería, Policía Científica y Seguridad Ciudadana siguen sin dar abasto, sumado a una deficiente coordinación por parte de los mandos policiales, dándose casos en el que ocho policías deben custodiar a cerca de 500 internos», añadió el sindicato.

De igual modo, apuntó que la llegada de inmigrantes de origen magrebí «ha aumentado», provocando el «colapso» de los servicios policiales; puesto que estas personas si pueden ser devueltas a su país de origen y esto acarrea una derivación de servicios policiales para estas expulsiones.

«Marruecos sólo acepta 25 ciudadanos repatriados al día, lo que provoca que deban ser trasladados a las diferentes comisarías de la provincia colapsando las mismas, como solución desde el SUP proponemos que el CATE de Crinavis se adapte para poder recibir a inmigrantes tanto subsaharianos como marroquíes», concluyó.