La vendimia este año ha sido muy corta en comparación con la de 2018
La vendimia este año ha sido muy corta en comparación con la de 2018 - E.C.
Jerez

La vendimia concluye con alrededor de 58 millones de kilos de uva en el Marco de Jerez

Se está pendiente de los últimos lagares de Chipiona y Sanlúcar, según explica el director del Consejo Regulador del Vino, César Saldaña

JerezActualizado:

A falta de unos días para que finalice la vendimia de 2019, el director general del Consejo Regulador del Vino, César Saldaña, atendía a ABC para explicarle cómo se ha desarrollado la última cosecha, las condiciones que han posibilitado la maduración de la uva en el Marco de Jerez, o el futuro vino que se obtendrá de esta recolecta. «Queda muy poco por vendimiar, tan sólo algunos lagares de la costa, como la Cooperativa Católico Agrícola de Chipiona o alguno más pequeño como la Cooperativa La Caridad de Sanlúcar de Barrameda. Lo cierto es que esta semana se terminará con los trabajos», explicaba el director del Consejo Regulador.

Haciendo balance considera que ha sido una «vendimia muy corta» si se compara con la del año pasado que fue extraordinaria en cuanto a la cantidad, porque fue «muy copiosa», especifica Saldaña. Como datos ilustrativos que muestran la diferencia está que en 2018 se obtuvieron 81 millones de kilos de uva con la vendimia y este año «se rondarán los 58 millones de kilos», más de 20 millones de kilos de diferencia entre una vendimia y otra.

Unas cantidades que suponen alrededor de un 30 por ciento menos con respecto a la vendimia de 2018. Sin embargo, si además de la cantidad se tiene en cuenta el concepto de la calidad de la uva, Saldaña manifiesta que «este año ha sido una uva de muy buena calidad. La madurez ha sido espectacularmente buena, puesto que no ha habido un golpe de levante fuerte que acelerase en demasía la maduración».

Con este proceso suave de maduración se ha conseguido una media de 12.15 grados Baumé y unos niveles de acidez muy altos, concreta César Saldaña. Asimismo, en cuanto a la sanidad del fruto, las condiciones han sido muy propicias para que no hubiera incidencias y aunque «en un principio hubo cierta preocupación por algún caso de pudrición en la costa, se controló».

A nivel global, es preferible hablar de conceptos de calidad para el viticultor, aunque «como el cierre del precio de la uva se cierra unos meses antes, al tener menos kilos se pierde en las ganancias», añade el director del Consejo. No obstante, hay que tener en cuenta el sisema de envejecimiento en el marco de Jerez de criaderas y soleras, lo que permite que los datos se tengan que tener en cuenta a nivel acumulativo, con la comparativa de unos años y otros, lo que permite tener una especie de «colchón para poder tener una salida estable».

En este sentido, aunque haya sido un fastidio para el viticultor que la cosecha haya sido más corta de lo habitual, las condiciones de calidad son tan buenas que «quien no haga un buen vino, se retrata».