Sociedad

Unos padres pagan 1.440 euros de multa por 247 faltas de asistencia a clase de su hija en dos cursos

Los progenitores de la niña fueron condenados por un delito de abandono de menores y otro de desobediencia grave

Salida de alumnos en su primer día de colegio
Salida de alumnos en su primer día de colegio - VALERIO MERICNO
JOSEP MARÍA AGUILÓ - Actualizado: Guardado en:

Un Juzgado de lo Penal de Palma ha condenado a unos padres a pagar 1.440 euros de multa por las 247 faltas de asistencia a clase acumuladas por su hija durante los cursos 2012-2013 y 2013-2014. Aun así, el absentismo escolar de la menor, nacida en 2000, se había iniciado ya en el curso 2006-2007. Según ha avanzado este lunes el medio local «Diario de Mallorca», las ausencias se iniciaron cuando la menor tenía siete años, aunque se concentraron sobre todo entre los doce y los catorce años.

Los progenitores reconocieron los hechos ante la Justicia, declarándose autores de un delito de abandono de menores y de otro de desobediencia grave. Este segundo delito fue motivado porque los padres obviaron en su momento un primer auto judicial que ordenaba la escolarización inmediata de la adolescente.

Según recoge la sentencia, durante el curso 2012-2013 la menor acumuló 31 faltas sin justificar entre septiembre y diciembre. En aquel momento, la niña estaba matriculada en un colegio público de Palma y cursaba sexto curso de Primaria. Inicialmente, esas ausencias fueron puestas en conocimiento de la Fiscalía de Menores. A continuación, un Juzgado de Primera Instancia dictó un auto en marzo de 2013 en el que acordó la escolarización inmediata de la niña durante toda la etapa obligatoria.

Aun así, la menor acudió de manera intermitente a clase durante el curso 2013-2014. Bienestar Social ofreció a los padres la posibilidad de incluir a su hija en un programa educativo especial del Govern. Pese a ello, no fue matriculada en un instituto hasta febrero de 2014. Desde ese mes hasta mayo, se produjeron 216 faltas injustificadas a clase.

Inhabilitación para ejercer la patria potestad

A raíz de todos esos hechos, un Juzgado de Instrucción de Palma empezó a procesar a los progenitores de la niña por los dos delitos citados. En aquel momento, la Fiscalía reclamaba sendas penas de un año y 15 días de prisión para el padre y para la madre, así como la inhabilitación para ejercer la patria potestad durante dos años.

Finalmente, antes de la celebración del juicio el fiscal y los abogados llegaron a un acuerdo de conformidad. Así, el Ministerio Público rebajó su petición inicial, aceptando sendas multas de 720 euros para cada progenitor, mientras que los acusados reconocieron los hechos. La magistrada dictó por último sentencia «in voce», que ya es firme.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios