La mala alimentación afecta a casi nueve millones de personas en Kenia
La mala alimentación afecta a casi nueve millones de personas en Kenia - AP
Sociedad

Unicef alerta de que la escasez de lluvias en Kenia agrava la crisis de desnutrición

Cerca de 370.000 niños necesitan tratamiento urgente ante la precaria situación alimenticia en el país africano

Actualizado:

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado de que la escasez de lluvias ha agravado la crisis alimentaria infantil en Kenia, donde 370.000 niños necesitan tratamiento urgente contra la desnutrición. La organización ha hecho un llamamiento de 24,7 millones de dólares (unos 20,6 millones de euros) para paliar el impacto de la sequía en el país.

«En la primera mitad de 2017, en comparación con 2016, atendimos con tratamientos especiales a un 60 por ciento más de niños para salvarles la vida. Sin embargo, cada vez hay más y más menores desnutridos», ha advertido el representante de UNICEF en Kenia, Werner Schultnik.

«Tenemos que proporcionar acceso a alimentos nutritivos, agua limpia y cuidados básicos de salud a los niños y familias más vulnerables, para que aquellos con desnutrición puedan recuperarse y que los que están en riesgo no caigan enfermos», ha explicado Schultnik.

Según la organización, al menos 72.600 menores kenianos sufren desnutrición en su estado más crítico y requieren cuidados especiales para garantizar su supervivencia. Varias encuestas, realizadas entre junio y julio de este año, revelan que el índice de desnutrición duplica el umbral de emergencia, de un 15 por ciento, en más de nueve provincias de Kenia. La tasa más alta del país se registró en Turkana, una región en el sur del país, con un índice del 37,4 por ciento.

La sequía que asoló Kenia en 2016, junto a la escasez de lluvias entre los meses de marzo y junio han provocado la pérdida generalizada de cosechas, cortes de agua y un fuerte descenso de la productividad de la ganadería. UNICEF ha alertado de que la producción de leche ha sido la más pobre en años, un sustento imprescindible para la nutrición de los niños.

A las causas agravantes se suma la huelga de 25.000 enfermeros en Kenia, que piden a las autoridades sanitarias un aumento del sueldo e indemnizaciones, lo que empeora las malas prácticas alimentarias, el brote de enfermedades y limita el acceso a los servicios de salud.

El informe «El Estado de Seguridad Alimentaria y Nutrición 2014-2016» de la ONU presentado este viernes en Roma establece que la desnutrición en Kenia afecta a un total de más de 8,8 millones de personas, lo que supone un 19,1 por ciento de la población.