Vista del interior de un edificio dañado tras el fuerte terremoto - EFE

Terremoto Irak e IránUn terremoto de magnitud 7,3 causa más de 400 muertos en la frontera irano-iraquí

El seísmo, que ha dejado 5.900 heridos, se produjo en la provincia de Kermanshah, a 11 kilómetros de profundidad

Actualizado:

Un terremoto de magnitud 7,3 en la escala de Richter asoló anoche la provincia de Kermanshah, en el oeste de Irán, y afectó también al este de Irak, causando más de 400 muertos y 5.900 heridos.

Las autoridades iraníes han movilizado a todos los cuerpos de seguridad para acelerar las tareas de rescate y de retirada de escombros en las poblaciones de Kermanshah más afectadas por el seísmo.

Las operaciones de búsqueda se desarrollan a contrarreloj para intentar salvar a posibles supervivientes y en ellas participan el Ejército, los Guardianes de la Revolución, la fuerza de Voluntarios Islámicos y la Media Luna Roja de Irán.

El vicepresidente de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, Behnam Saidi, explicó a la televisión estatal que se han enviado 19 helicópteros y tres aviones a las zonas afectadas para el traslado de los heridos.

Sobre el terreno están desplegadas también unas 140 ambulancias y miles de efectivos de los servicios de emergencia y otras organizaciones gubernamentales.

Las autoridades han establecido hospitales de campaña para atender las urgencias y para ayudar a los centros médicos de las localidades de Eslamabad Gharb, Sarpol Zahab y Ghasr Shirin, que están colapsados.

Numerosos edificios se han derrumbado y miles de personas han pasado la noche en las calles ante el temor a las réplicas, que se han contado por decenas.

Los daños son por ahora difíciles de cuantificar debido a que las comunicaciones han estado cortadas y a que algunas carreteras permanecen bloqueadas impidiendo el acceso a las zonas más montañosas damnificadas.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, ha pedido la colaboración de todos los organismos oficiales competentes y a los equipos de rescate para alojar a los damnificados por el terremoto y atender a los miles de heridos. «Es imperativo que todos los organismos responsables y de rescate en estas provincias y las vecinas trabajen juntos en plena colaboración para utilizar todas las capacidades disponibles para proporcionar socorro, alojamiento y atención a los heridos», dijo Rohaní en un comunicado.

El presidente garantizó que su Gobierno apoyará a las víctimas con «todos sus recursos, movilizando las capacidades de todos los órganos a nivel nacional y local».

Miles de personas han pasado la noche en la calle
Miles de personas han pasado la noche en la calle

También explicó que se ha mantenido desde el comienzo «en constante contacto» con las autoridades de Kermanshah y con el ministro del Interior y que se han movilizado los recursos de instituciones públicas y militares, así como de las ONG.

En su nota, el mandatario rogó a Dios por los iraníes que perdieron la vida en esta tragedia y expresó sus deseos de pronta recuperación a los heridos y sus condolencias a las familias de los fallecidos.

Se espera que Rohaní visite en las próximas horas la región, a la que ya se desplazó una delegación encabezada por el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli.

El seísmo se produjo a las 21.18 hora local del domingo (18.18 GMT) cerca de la ciudad iraquí de Halabya, en la región del Kurdistán, fronteriza con Irán, a una profundidad de 33 kilómetros, y ha tenido decenas de réplicas.

El terremoto también abrió grietas en la superficie de la presa de la central hidroeléctrica de Darbandiján, ubicada en el lago homónimo, según afirmó el director de esa instalación, Rahman Jani, en un comunicado. Debido al peligro a un derrumbe, el director de la presa hizo un llamamiento a la población que vive río abajo para que abandone sus hogares.

El ministro de Recursos Hídricos de Irak, Hasan al Yanabi, afirmó hoy que la situación en la presa de Darbandiján (noreste), dañada por el terremoto de anoche ocurrido en la frontera con Irán, es «preocupante». La presa, ubicada en el río Diyala, tiene «daños visibles» pero todavía se desconoce el alcance de los mismos, dijo el ministro en un comunicado.

Los municipios iraquíes de Sulaimaniya, Halabya y Karamian decretaron un día festivo este lunes por las pérdidas humanas y materiales registradas en la zona.

Irán tiene frecuente actividad sísmica por una falla que atraviesa todo el oeste del país y se extiende por el noreste de Irak y el sureste de Turquía. El terremoto más grave hasta la fecha se produjo en junio de 1990, cuando perdieron la vida 37.000 personas en varios pueblos del norte del país. Otro seísmo registrado en diciembre de 2003 en la provincia meridional de Kerman se saldó con 31.000 fallecidos.

Localización del terremoto de este domingo al este de Irak
Localización del terremoto de este domingo al este de Irak-EFE