FOTOLIA
Informe Familia 2017

Dos tercios de los jóvenes madrileños no pueden formar su propio hogar por la situación económica

Siete de cada diez se quejan de la escasa cantidad de tiempo que pasa con su pareja debido a la jornada laboral

MadridActualizado:

Más de dos tercios de los jóvenes madrileños menores de 35 años viven aún con sus padres porque no pueden formar su propio hogar. Los que más difícil lo tienen son los jóvenes desempleados en busca de la primera oportunidad, jóvenes en hogares de bajos recursos y trabajadores a tiempo parcial.Esta es una de las conclusiones del Informe Familia 2017 elaborado por el Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas con el impulso del Arzobispado de Madrid.

Los datos de la investigación -basada en una encuesta telefónica realizada a casi 1.600 personas residentes en Madrid- revela también que, la mayoría de las parejas en la capital de España son matrimonios (88,5%) y cerca de dos tercios están muy satisfechos con su pareja. Pese a este bienestar conyugal generalizado, siete de cada diez se queja de la escasa cantidad de tiempo que pasa con su pareja sobre todo debido a la jornada laboral.

La poca presencia del padre en el hogar por razones laborales es otra de las tareas pendientes que señala este estudio. El 85% de los encuestados pide una mayor presencia del padre en la vida de sus hijos. Incluso nueve de cada diez sostiene que los padres quisieran estar más tiempo con sus hijos.

Figura paterna

El informe pone en evidencia que la sociedad madrileña no cuenta con ejemplos públicos de paternidad positiva. Para nueve de cada diez encuestados no hay nadie en la sociedad que sea un modelo de paternidad. Entre los madrileños que supieron indicar alguna referencia de ejemplaridad pública respecto a la paternidad, la mayoría -dos de cada diez- señalaron al Rey Felipe VI a enorme distancia de cualquier otra figura o personaje citado.

Las dificultades económicas del hogar como consecuencia de la crisis económica han empeorado claramente la vida familiar, aunque la personas casadas sienten menos vulnerabilidad económica que las parejas que conviven con otras fórmulas. «La familia es el mayor milagro económico de España. Las familias nos han permitido sobrevivir a la crisis», comentó Fernando Vidal, sociólogo y director del Instituto de Familia de Comillas ICAI-ICADE y uno de los autores del informe.

El informe también desvela el impacto dramático que tienen las rupturas conyugales en la vida de las personas. En el 68,7% de las separaciones, los cónyuges tienen malas relaciones con las parejas anteriores (68,7%) y no creen en la posibilidad de que algo les hubiera ayudado a continuar (88,8%). El 46,1% de los separados o divorciados con hijos piensa que en su expareja cohíbe su relación con sus hijos. En este sentido, el 18,3% de los padres separados y el 7,4% de los divorciados están descontentos con la relación con sus hijos. Sin embargo, una vez se constituye una nueva familia, los padrastros y madrastras ejercen un papel parental muy positivo para los hijos de sus parejas.