La violenta ciclogénesis explosiva que, en 2014, golpeó España
La violenta ciclogénesis explosiva que, en 2014, golpeó España

Ana, la primera borrasca con nombre en España

Nuestro país, junto a Francia y Portugal, designará a las tormentas más fuertes susceptibles de provocar un gran impacto en bienes y personas

MADRIDActualizado:

Desde el pasado 1 de diciembre los servicios meteorológicos nacionales de España (Aemet), Francia (Météo-France) y Portugal (IPMA) están coordinados para poner nombre a las borrascas más fuertes que puedan afectar a alguno de los tres países, esto es, aquellas que se profundicen de tal manera que puedan producir un gran impacto en bienes y personas. Y lo harán de acuerdo a una lista predeterminada, que para este año va desde la A de Ana a la W de Wiam, como se hace con los huracanes y los tifones. Pues bien, la primera de estas grandes borrascas, Ana, se está gestando en estos momentos, según el Centro Europeo de Predicción, y el domingo podría afectar de lleno a la Península.

Según confirma Ana Casals, portavoz de Aemet, los modelos indican que esa borrasca se situará el próximo domingo a mediodía al suroeste de Irlanda, y se profundizará rápidamente, pudiendo dejar a partir del domingo vientos fuertes en la mitad norte peninsular y Baleares, que el lunes se extenderán a buena parte del país, con fuerte oleaje y lluvia asociada.

Las condiciones para que una borrasca sea susceptible de recibir un nombre son que ésta debe profundizarse rápidamente -los modelos prevén que Ana lo haga incluso más rápido que el umbral para considerarse una ciclogénesis explosiva- y que se prevean vientos fuertes que den lugar a la emisión de avisos de viento de nivel naranja o rojo en alguno de los tres países. En el caso de España, se trata de rachas máximas superiores a 90, 100 y 110 kilómetros por hora, dependiendo de las zonas.

Bautizando borrascas y anticiclones desde 1954

«Está demostrado que la población está más atenta a los avisos y recomendaciones de seguridad cuando van asociados a un nombre», dice Casals. Este sistema de dar nombre a las borrascas profundas ya se ha implementado con éxito durante dos temporadas (2015-16 y 2016-17) en Reino Unido e Irlanda. Además, la Universidad Libre de Berlín lleva bautizando a borrascas y anticiclones desde 1954. Por eso, gran parte de la población recordará dos borrascas profundas bastante recientes que produjeron víctimas mortales y grandes pérdidas económicas en España, pero también en Francia y otros países europeos: Klaus (23-24 de enero de 2009) y Xynthia (27-28 de febrero de 2010).

El primero de los tres países que active el primer aviso de nivel naranja o rojo, dependiendo de donde vaya a afectar la borrasca antes, será el encargado de bautizarla, de acuerdo a la lista preestablecida e informando a los otros dos. Además de Ana, la lista de esta campaña contempla Bruno, Carmen, David, Emma, Félix, Gisele, Hugo, Irene, José, Katia, Leo, Marina, Nuno, Olivia, Pierre, Rosa, Samuel, Telma, Vasco y Wiam. La lista solo se ha hecho para esta campaña, porque la idea es que en la próxima (2018-2019) se haga conjuntamente con Inglaterra e Irlanda para todas las borrascas atlánticas. La información meteorológica tiene desde ahora nombre propio.