Móvil del niño en el que se recoge la llamada que realizó al 112
Móvil del niño en el que se recoge la llamada que realizó al 112 - ABC

El padre del niño al que colgaron en el 112 califica de «aberrante» e «inconcebible» la actuación del operador

Jesús Ruiz asegura que su hijo se encuentra mejor del colapso pulmonar y anuncia que no presentará por ahora ninguna denuncia

Palma de MallorcaActualizado:

El padre del niño al que por dos veces colgaron en el Servicio de Atención Telefónica de Emergencias (SEIB) 112 Islas Baleares, pese a estar sufriendo uncolapso pulmonar, ha podido hablar este martes con el operador que atendió ambas llamadas. Dicho empleado habría colgado al menor en las dos ocasiones citadas creyendo que se trataba de una broma. «Su actuación la veo mal, aberrante, inconcebible y no la entiendo», ha explicado Jesús Ruiz esta mañana en el programa «Ley y Orden», de Última Hora y Canal 4 Radio. Aun así, ha agradecido, en cualquier caso, que dicho empleado del 112 haya «pedido disculpas» y haya también «reconocido su error». Preguntado por la posibilidad de acabar presentando una denuncia por este caso, el padre ha indicado que por ahora no prevé hacerlo.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 13 de enero, en torno a las tres y media de la tarde. El menor afectado, Jesús R. G., de 14 años de edad, estaba paseando por la avenida Reyes Católicos del municipio mallorquín de Inca cuando empezó a sentirse mal, en concreto, a asfixiarse. Al ser asmático desde hace años, decidió llamar entonces al 112 con su teléfono móvil. Como se ha señalado ya, fue colgado por dos veces con pocos minutos de diferencia. Sintiéndose cada vez peor, el menor llamó entonces a su madre y le dijo: «Mamá, me estoy muriendo, te quiero». En ese momento, su madre le pidió que parase el primer vehículo que viera pasar. El niño así lo hizo y esa decisión le salvó la vida.

La mujer que recogió al menor en su coche le llevó al Hospital de Inca, desde donde fue trasladado al Hospital de Son Espases, ubicado en Palma, debido a la gravedad de su estado. El niño permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) varios días, intubado y sedado. El diagnóstico fue «neumotórax a tensión». Tras permanecer más de una semana en Son Espases, deberá ser intervenido de nuevo dentro de unas dos semanas. «Ahora se encuentra bien, afortunadamente recuperándose poco a poco», ha señalado Jesús Ruiz, médico de profesión, en el programa «Ley y Orden».

Explicaciones insuficientes

El padre del menor ha indicado también hoy que ha podido oír la grabación de la charla mantenida aquel 13 de enero entre su hijo y el citado operador. En ese contexto, ha recalcado que lo que ha podido escuchar en dicha cinta ha sido «peor de lo que esperábamos», en el sentido de que «es una llamada muy dramática». Así, se oyen «los sibilantes pulmonares» del niño y cómo «se estaba asfixiando clarísimamente».

Por otra parte, Jesús Ruiz ha reconocido que la entrevista que ha mantenido con los responsables del 112 ha sido «un poco frustrante», al no haberle convencido las explicaciones que le han dado. «Les he visto con ganas de que no tomemos ninguna medida», ha afirmado. En cuanto al operador que cogió ambas llamadas, el padre del menor ha explicado que le ha parecido entrever que «tampoco considera que toda la culpa sea suya». Un hecho llamativo para Jesús Ruiz ha sido que ese empleado esté trabajando en estos momentos, pues creía que estaría de baja. «Suyo es el error principal», ha dicho en relación a dicho trabajador, si bien ha añadido que «esto está muy poco depurado de responsabilidades».

«No tengo idea ahora mismo de denunciar», ha aclarado, aunque no descarta hacerlo un poco más adelante. La posible denuncia sería por un presunto delito de omisión del deber de socorro. En cualquier caso, el objetivo prioritario de Jesús Ruiz era que este caso se conociera públicamente, para evitar que puedan reproducirse posibles situaciones parecidas en un futuro. Por ello, ha pedido que «haya cambios» en el 112 y que «los protocolos se cumplan» efectivamente. «Hay errores muy graves, cosas que no se controlan, llamadas que no se cogen, gente que juzga cuándo una cosa es una broma y no lo es, o personas que lo están pasando mal y no se asisten», ha criticado. En esa misma línea, ha indicado que estos días ha podido comprobar que «muchísima gente tiene anécdotas negativas de esos servicios de emergencia».

El 112 abrió un expediente

Por su parte, el 112 emitió la pasada semana un comunicado en el que lamentaba «profundamente» los hechos y las circunstancias «en relación a la atención de las llamadas recibidas entre las 15.28 y las 15.30 horas» del pasado 13 de enero. En ese contexto, dichos hechos motivaron la apertura de un expediente informativo para «poder evaluar de manera detallada la causa de los hechos y las circunstancias que los rodearon». Dicho organismo depende de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno regional.

Según añadía la citada nota, «del análisis detenido de las conclusiones del expediente informativo se desprenderá la procedencia de incoar otras acciones a posteriori, en aplicación del Reglamento interno del SEIB 112, valorando si en los hechos estudiados concurren vulneración o relajación de las funciones requeridas». En cualquier caso, el 112 pedía «disculpas» a la persona afectada y a sus familiares, al mismo tiempo que se congratulaba por «la evolución favorable de su estado físico» y se ponía «a su disposición para el esclarecimiento de los hechos».

El citado servicio atendió cerca de un millón de llamadas el pasado año y más de 200.000 incidencias coordinadas dentro del ámbito de Baleares.