Educación

La ofensiva de las comunidades contra la Lomce

Los recursos contra las reválidas de Primaria, ESO y Bachillerato se unen al recorte en las horas dedicadas a la asignatura de Religión y, en el caso de las regiones en manos de los nacionalistas, a la merma de las horas de enseñanza en Castellano

La ofensiva de las comunidades contra la Lomce
A. Carra/L. Daniele/E. Armora/ J. M. Aguiló Madrid/barcelona/palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en:

A finales de este curso 2016-2017 deben implantarse las conocidas como reválidas de cuarto de la ESO y de segundo de Bachillerato que contempla la Lomce. Pero al igual que ocurrió con la prueba de final de etapa de Primaria, que es solo de carácter diagnóstico, la oleada de recursos ya está preparada en la práctica totalidad de las comunidades no gobernadas por el PP. Las horas dedicadas a la asignatura de Religión y los decretos lingüísticos son el otro campo de batalla que mantiene el Ministerio de Educación con las comunidades «rebeldes».

No a las reválidas

De todas las regiones en las que no gobiernan los populares, Aragón es la única que ya ha presentado ante el Supremo un recurso contencioso-administrativo contra las reválidas de ESO y Bachillerato que este año se implantan y que son obligatorias para obtener el título. En cuanto al resto, Cantabria, Baleares, Extremadura, Canarias y Castilla-La Mancha han aprobado en sus respectivos consejos de Gobierno la presentación de recursos mientras que Asturias, Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña han anunciado que lo harán; Navarra está a la espera de lo que suceda con el futuro Gobierno central y el País Vasco -que presentó un recurso general contra la Lomce por la invasión de competencias que consideraba que implicaban las reválidas- ha aprobado recientemente un decreto propio en el que no se hace ninguna referencia a las reválidas y sí a una prueba «individualizada» y basada en la «evaluación continua».

Respecto de la evaluación final de Primaria realizada el pasado curso, recurrida por las regiones no gobernadas por el PP, el Ministerio de Educación, a través de la Alta Inspección, se vio obligado a enviar sendos requerimientos a Cataluña, Andalucía, Aragón, Cantabria, Comunidad Valenciana, Extremadura y Baleares porque entendía que la regulación autonómica de la evaluación no se ajustaba a la normativa estatal.

Las horas de Religión

Diócesis, asociaciones de padres y sindicatos de ocho comunidades autónomas han denunciado ante los tribunales el recorte en el horario de la asignatura de Religión. Concretamente, en Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares y Extremadura el recurso ha sido una iniciativa de las diócesis. En el caso de la Comunidad Valenciana, Castilla y León y País Vasco, la iniciativa ha partido directamente de los sindicatos o asociaciones de padres.

Hasta el momento la Justicia ha dado la razón a la demanda de la Iglesia en Andalucía, Aragón, Asturias y Baleares al disponer la suspensión cautelar de los reales decretos que reducen la carga horaria de esta materia a la espera de una sentencia definitiva. En Extremadura, el «recurso especial» presentado por las diócesis extremeñas ha sido inadmitido, pero los tres Obispados han anunciado que presentarán una nueva demanda por la «vía ordinaria». En el resto -Valencia, Castilla y León y País Vasco-, la resolución de los recursos sigue pendiente.

Merma de la enseñanza en español

En Cataluña, han pasado más de dos años desde que la Lomce, en cumplimiento del apartado 4 de su disposición adicional 38, abrió a las familias una nueva vía, alternativa a los tribunales, para reclamar educación bilingüe en Cataluña. Desde entonces, según datos facilitados a ABC por la Alta Inspección Educativa, medio centenar de padres han logrado el aval del Gobierno para escolarizar a sus hijos también en castellano en esta comunidad, en la que el catalán es la única lengua vehicular en la enseñanza. El gobierno catalán no ha dado luz verde a ninguna de estas solicitudes y ha activado toda su maquinaria legal para impedir que prosperen.

En Baleares, una vez derogado el modelo trilingüe del PP, el tripartito ha vuelto al Decreto de Mínimos, que supone que «al menos» el 50 por cien de las clases deben darse en catalán, lo que abre el camino a que casi todas las asignaturas puedan impartirse en catalán.

La Comunidad Valenciana no establece en su nuevo decreto de plurilingüismo la inmersión lingüística de forma generalizada como ocurre en Cataluña pero permitirá estudiar más horas en inglés en detrimento del español y no del valenciano.

Por su parte, Navarra ha extendido la posibilidad de estudiar sólo en euskera a toda la Comunidad. Hasta ahora era posible en dos de las tres zonas lingüísticas de Navarra. En el País Vasco, el modelo «D» –todas las clases en euskera, salvo Castellano y Literatura– se impone al resto en un 70%.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios