Entrega de los Premios Bravo en la Conferencia Episcopal
Entrega de los Premios Bravo en la Conferencia Episcopal - ABC
Entrega Premios ¡Bravo!

El obispo electo de Getafe lamenta «la proliferación de noticias al servicio de ideologías»

Los periodistas Pepe Domingo Castaño, Sergio Martín y Julián del Olmo, entre los premiados con el ¡Bravo! 2017

MadridActualizado:

En vísperas de la fiesta de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas, la sala de plenos de la Conferencia Episcopal Española se volvió a convertir este lunes en la sede de la ya tradicional entrega de los Premios ¡Bravo!

Entre los premiados se encuentran este año periodistas de una reconocida trayectoria profesional como Sergio Martín, presentador del programa «Los Desayunos» de TVE; el sacerdote Julián del Olmo, director del programa «Pueblo de Dios» en La 2 de TVE, Pepe Domingo Castaño de la Cadena Cope y el reportero Antonio Pampliega.

También han sido galardonados el director de cine David Arratibel por su documental «Converso»; el director de música Íñigo Pírfano por su proyecto «A kiss for all de world», y la agencia de publicidad 2más2Comunicación por su campaña publicitaria «Con los abuelos somos más familia».

El Premio ¡Bravo! de Nuevas Tecnologías fue para el portal web Aleteia, mientras que el de Mejor Trabajo Diocesano estuvo compartido entre las diócesis de Cartagena y Santander por su cobertura informativa de los años jubilares de Santo Toribio de Liébana y Caravaca de la Cruz.

En un clima cordial y festivo, el presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y obispo electo de Getafe, monseñor Ginés García Beltrán, agradeció a los galardonados el servicio que prestan a la sociedad no solo «al comunicar bien» sino también por ser «necesarios servidores de la verdad».

Preocupado por «la proliferación de noticias al servicio de ideologías», el prelado, quien tomará posesión de su nueva diócesis el 24 de febrero, recordó que «la tensión, el quebranto y la polémica dan más réditos de audiencia, pero también dejan una sociedad más deshilachada y menos cohesionada». Por ello, pidió «superar el discurso del enfrentamiento en los medios, el de la confrontación, la tensión y el odio que estira y visibiliza los extremos y acaba por romper la sociedad».