OPINIÓN

«La obesidad es una enfermedad y como tal hay que atenderla»

Vicente Ortún, profesor de Economía de la Universidad Pompeu Fabra y experto en gestión sanitaria, opina sobre el debate que han abierto algunos hospitales ingleses al retrasar las cirugías no vitales de personas obesas y fumadoras

Un varón con sobrepeso, fumando
Un varón con sobrepeso, fumando - JOSÉ GARCÍA
VICENTE ORTÚN Madrid - Actualizado: Guardado en:

Buena señal que se debatan criterios de priorización de listas de espera de cirugía electiva. Cuando no se debaten, las prioridades se continúan estableciendo de forma implícita y con criterios con frecuencia opacos y que pueden ser todavía más discutibles que el de obesidad, como la fuerza de la recomendación o el poder del dinero.

Esa conquista de la humanidad llamada estado del bienestar permite que unos servicios sanitarios financiados públicamente se asignen a quién más lo necesita. Quién más los necesita no tiene por qué coincidir con quién tiene mayor capacidad de beneficiarse de un tratamiento, ya que la persona de mejor pronóstico, la que más cantidad y calidad de vida ganará suele ser relativamente joven, educado y fit.

No hay más remedio que priorizar con una mezcla de criterios técnicos (clínicos) y sociales, los que usted, lector, y yo compartimos en algún grado. En España ya se ha hecho con buenos resultados para cirugía de cataratas y artroplastias de cadera y rodilla.

Ciertamente la obesidad, especialmente si es mórbida y va acompañada de adicción al tabaco, empeora claramente el pronóstico de muchas intervenciones (y otra persona que podría beneficiarse se queda sin ella), pero es una enfermedad y como tal hay que abordarla teniendo en cuenta los criterios clínicos –beneficios del tratamiento considerando costes y riesgos- con criterios sociales tales como dependencia, personas a su cargo, aislamiento, y oportunidades.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios