Sociedad

Habla la familia de la niña agredida en Palma: «Estamos indignados por que se quiera dar carpetazo»

«Encima nos dejan como mentirosos», lamenta en declaraciones a ABC

Critica el informe de la Consejería de Educación y estudia presentar una demanda contra el centro escolar

Más de 6.000 firmas se reunieron en Palma de Mallorca para pedir una investigación de los hechos acaecidos en el colegio Anselm Turmeda de Palma
Más de 6.000 firmas se reunieron en Palma de Mallorca para pedir una investigación de los hechos acaecidos en el colegio Anselm Turmeda de Palma - EFE
JOSEP MARIA AGUILÓ Palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en:

La familia de la niña de 8 años agredida el pasado 5 de octubre por varios compañeros suyos en el colegio público Anselm Turmeda de Palma ha expresado este martes su profundo malestar con el Govern, después de que se haya hecho público el informe de Inspección Educativa en el que se señala que no hubo «intencionalidad previa» en la citada agresión y en donde también se descarta «completamente» que se tratase de un caso de acoso escolar. Las conclusiones de dicho informe han sido avaladas esta mañana por el consejero de Educación, el socialista Martí March.

«Estamos indignados de que se quiera dar carpetazo a este asunto y que encima nos dejen como mentirosos», ha señalado en declaraciones a ABC una de las hermanas mayores de la niña agredida, Melissa. Asimismo, ha indicado que la familia está estudiando la posibilidad de presentar una demanda contra el citado centro escolar.

Los hechos ocurrieron el mencionado 5 de octubre, instantes después de que hubiera acabado el recreo matutino. La hermana menor de Melissa cogió el balón con el que un grupo de niños —incluida ella misma— había estado jugando un partido de fútbol con un grupo de adolescentes del centro. Según denunció la familia hace dos semanas ante la Policía Nacional, uno de aquellos adolescentes se habría dirigido entonces hacia la niña y supuestamente la habría atacado. Sus amigos se habrían sumado a la paliza. Los atacantes habrían sido doce en total.

Por contra, el informe del Gobierno balear recoge que sólo hubo siete alumnos implicados en el incidente, dos alumnos de 8 años, un alumno de 9 años, uno de 10, dos de 11 años y uno de 12 años. «Se concluye que uno de los alumnos habría empujado a la alumna como consecuencia de lo cual habría caído al suelo y habría continuado un forcejeo por la posesión de la pelota», aclara. Los siete menores han sido suspendidos del derecho de asistencia al centro durante un periodo de entre tres y cinco días.

Otra de las conclusiones del citado informe es que el día del suceso había en el patio del colegio Anselm Turmeda dos profesoras de guardia. «Si había dos profesoras vigilando y los niños estaban jugando agresivamente, ¿por qué no evitaron que se hicieran daño?», ha lamentado Melissa, al mismo tiempo que ha recordado que en el colegio se les dijo que aquel día «sólo había una profesora en el patio, que además estaba buscando a una niña con síndrome de Down».

Melissa también ha expresado su indignación sobre el supuesto carácter «leve» de las lesiones sufridas por su hermana menor. En ese sentido se había pronunciado el pasado jueves el fiscal superior de Baleares, Bartomeu Barceló, restando gravedad al caso. Por su parte, si bien el informe de Inspección Educativa no entra a valorar concretamente la gravedad de las heridas, sí indica que en un primer momento las lesiones percibidas no fueron motivo de alarma.

«Ni la tutora ni otros profesores, que la vieron entre las 12.00 y las 14.00 horas, observaron ninguna secuela física que hiciera evidente que la alumna necesitaba de asistencia médica, ni siquiera del botiquín del centro», señala el informe elaborado por dos funcionarios de la Consejería de Educación, para añadir: «Sólo mostraba unas pequeñas marcas en el codo y en la pierna, compatibles con la caída al suelo, caída motivada posiblemente por el forcejeo al disputarse la posesión de la pelota que ella tenía aferrada muy intensamente».

El documento hecho público este martes añade que «el equipo directivo estuvo pendiente de la evolución de la niña en todo momento y desde el instante en que se tuvo noticia del ingreso hospitalario, el mismo día de los hechos, la directora, la jefa de estudios y el secretario la visitaron al hospital, hablaron con la niña y con los padres, preocupándose por su estado y poniéndose a disposición de la familia para lo que pudieran necesitar». Cabe recordar que fue la propia madre de la menor la que el día de la agresión llevó personalmente a su hija al Hospital de Son Espases.

En ese contexto, Melissa se ha preguntado: «¿Y que una niña tenga sangre en la orina no es grave? ¿Para que sea grave tiene que estar a punto de la muerte?». Por último, ha insistido en que la familia estudia denunciar a la directiva del colegio y también a las dos profesoras que aquel día estaban en el patio. En cualquier caso, se mantendrá la petición de que la niña agredida sea trasladada lo antes posible a otro colegio, solicitud que la Consejería de Educación ya ha adelantado que aceptaría.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios