La nueva ley protegerá a las mascotas ante procesos de embargo
La nueva ley protegerá a las mascotas ante procesos de embargo - ABC

El Gobierno modificará el Código Civil para no considerar «cosas» a las mascotas

El Pleno del Congreso debatirá la semana que viene una Proposición de Ley del PP

MadridActualizado:

El PP llevará a debate al Pleno del Congreso de la próxima semana su ley para reformar el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil con el objetivo de eliminar la «cosificación» jurídica de los animales y que éstos, como seres vivos, sean considerados sujetos de derecho.

El portavoz parlamentario del Grupo Popular, Rafael Hernando, aseguró ayer que el objetivo es que las mascotas dejen de ser consideradas cosas en la legislación española y darles «un rango diferente», lo que les otorgará «más protección». Hernando ha señalado que los animales domésticos, deben contar con derechos, aunque ha recordado que esta situación «también implica obligaciones para los tenedores de animales».

La Proposición de Ley del PP insta a la modificación de varios artículos del Código Civil relativos al convenio regulador en los divorcios, separaciones o nulidad matrimonial, con el objetivo de añadir nuevos puntos que regulen el destino de las mascotas en el que, según el texto que proponen, debe primar el interés de los miembros de la familia y del bienestar del animal, «pudiendo preverse el reparto de los tiempos de disfrute si fuere necesario».

Los populares también pretenden evitar que los animales de compañía puedan ser embargados a sus dueños ante impagos de rentas, que las mascotas no entren en el pacto de extensión de la hipoteca y propone incluir como bienes inmuebles los viveros, palomares, criaderos o colmenas, entre otros hábitats animales, siempre y cuando el propietario los haya colocado o los conserve con el objetivo de mantenerlos unidos a la finca y formando parte de ella de un modo permanente.

Ciudadanos abrió el debate

El PP ha denunciado que, en la sociedad actual, los animales son apropiables y objeto de comercio entre los hombres. «La relación de la persona y el animal, sea éste de compañía, doméstico, silvestre o salvaje, es una relación de propiedad privada, si bien ha de ser modulada por la cualidad de ser dotado de sensibilidad sobre la que recae dicha propiedad», según el texto de la propuesta del PP.

«Así, tanto las facultades de uso y disfrute del animal, como la de disposición sobre el mismo, han de respetar tal cualidad», subraya el Grupo Popular, que señala que, en este caso, el dueño deberá de ejercitar dichas facultades atendiendo al bienestar del animal, evitando el maltrato, el abandono o la provocación de una muerte cruel e innecesaria.

Esta iniciativa del PP llega después de una proposición no de ley de Ciudadanos, debatida y apoyada por la mayoría del Congreso en febrero de este año, y que abrió el debate sobre esta materia. La formación naranja también estuvo respaldada por 243.000 firmas a través de la plataforma digital change.org que se hicieron llegar a la Cámara Baja