José Francisco Serrano Oceja

Una España menos católica

Para los españoles las fiestas navideñas son mayoritariamente celebraciones de carácter familiar y comercial por delante de celebraciones religiosas.

José Francisco Serrano Oceja
Actualizado:

El día en que se hicieron públicos los datos del barómetro de diciembre del Centro de Investigaciones Sociológicas, un amigo dedicado a la política me envío el siguiente WhatsApp: «Mira en el CIS de hoy las peguntas que se hacen sobre la navidad y el sentido religioso de los españoles. Y en serie histórica. A ver si alguien se entera». Según los datos de la encuesta realizada los primeros días de diciembre de 2017, para los españoles las fiestas navideñas son mayoritariamente celebraciones de carácter familiar y comercial por delante de celebraciones religiosas. Lo que hace sentir la navidad de forma especial es el acercamiento a la familia, el recuerdo de los seres queridos y los buenos sentimientos antes que la religiosidad.

Vayamos a las creencias. El 68, 7 por ciento de los españoles se declara católico; el 16, 9 no creyente; el 9, 3 ateo y el 2,8 creyente de otra religión. En la escala de ubicación ideológica, quien se dice de izquierdas es creyente un 33 por ciento y el de derechas hasta un 90 por ciento. Hace diez años, se confesaban católicos el 78, 1 por ciento; no creyente, el 12, 6; creyente en otra religión, el 1,9; y ateo, el 5,9. En diez años ha descendido algo más de nueve puntos el número de católicos, de manera más agudizada entre 2008 y 2011, años finales del gobierno de Zapatero. El proceso de secularización avanza, aunque se ha ralentizado en los últimos tiempos.

Los datos del CIS reflejan otra curiosidad. Cuando a los católicos se les pregunta por la frecuencia con la que asisten a misa, con respecto a hace diez años, disminuye en tres puntos los que no van a misa casi nunca, el 56, 2 por ciento. Pero aumentan en tres puntos los que dicen que van a misa casi todos los domingos, el 13, 7, y también suben un punto los que van a misa varias veces por semana, el 2,4. Hay más gente en las misas de domingos y de diario. España es menos católica, pero los católicos lo son más conscientes e implicados.

José Francisco Serrano OcejaJosé Francisco Serrano OcejaArticulista de OpiniónJosé Francisco Serrano Oceja