Energía nuclear en España: centrales encendidas, centrales apagadas y otras que nunca abrieron

El devenir de Garoña vuelve a levantar el debate sobre el futuro de estas plantas

DELEGACIONES ABCActualizado:

El Gobierno de Mariano Rajoy no renovará la licencia de explotación de la central nuclear burgalesa de Santa María de Garoña, parada desde finales de 2012 por orden del Gobierno de Zapatero. Una central que lleva en el ojo de la polémica desde entonces. Pese a su cierre, aún quedan 5 centrales nucleares operativas.

Este es el mapa presente y pasado de la energía nuclear en España:

Vandellós II (Tarragona)

La central nuclear Vandellós II, gestionada por la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV), es una de las más jóvenes de España. Ubicada en Vandellós i L’Hospitalet de l’Infant, municipio de unos 6.000 habitantes de la comarca del Baix Camp (Tarragona), se puso en marcha en 1987. Vandellós había tenido anteriormente otro grupo, Vandellós I, que dejó de funcionar en 1989. A pesar de ser de las más nuevas, ha tenido diferentes episodios problemáticos.

Vandellós II comenzó a funcionar el 8 de marzo de 1987. Su estado actual es en marcha, con permiso de vigencia hasta 2020. Su potencia térmica es de 2.953,8 megavatios (mw). Cuenta con 499 empleados propios, más 629 colaboradores directos. El impacto económico que genera en la zona, junto con la central de Ascó, a 40 km, es de 3.685 millones de euros. ERC, CUP y Catalunya Sí que es Pot son favorables al calendario de su cierre.

Ascó I y II (Tarragona)

Central nuclear en Ascó (Tarragona)
Central nuclear en Ascó (Tarragona)- EFE

La central nuclear de Ascó, gestionada por la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV), tiene actualmente dos reactores en funcionamiento. Ubicada en Ascó, en la Ribera de Ebro, tuvo una fuga de de partículas radioactivas que dio lugar a una querella, que todavía está pendiente de juicio.

El 10 de diciembre de 1984 comenzó a funcionar Ascó I, y 31 de marzo de 1986 Ascó II. Su estado actual es en marcha, con permiso de vigencia hasta 2021. Cuenta con 528 trabajadores propios, más 717 colaboradores directos. Su potencia térmica es de 2.953,8 mw. Junto con Vandellós II, a 40 km, genera un impacto económico de 3.685 millones de euros. Como Vandellós II, ERC, CUP y Catalunya Sí que es Pot son favorables al calendario de su cierre.

Trillo (Guadalajara)

La central nuclear de Trillo es la más moderna de España e inició su explotación comercial el 23 de agosto de 1988. Está situada en Guadalajara a orillas del río Tajo, y consta de un reactor de agua ligera a presión (PWR) que da una potencia eléctrica de 1.066 mw. La propiedad de la central de diseño alemán es compartida: Iberdrola y Endesa tienen casi el 80%. Produce el 3,7% de la electricidad española y da trabajo a más de mil personas En noviembre de 2014, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo concedió a la central la renovación de su permioso de explotación por diez años.

No todos son datos positivos. Según los ecoogistas, aunque tiene la tecnología más avanzada resulta ser también una de las más achacosas. Acumula un número muy elevado de problemas, siendo la nuclear española con más incidentes en la escala INES de sucesos nucleares, según un informe de Ecologistas en Acción. Argumentan, además, que es una energía carga y que genera residuos peligrosos.

Cofrentes (Valencia)

Central nuclear de Cofrentes (Valencia)
Central nuclear de Cofrentes (Valencia)- ROBER SOLSONA

La central nuclear de Cofrentes (Valencia) entró en servicio el 14 de octubre de 1984. La planta cuenta con un permiso de explotación válido hasta 2021, pero sus responsables han solicitado ampliar su vida útil. Durante 2016 no se produjo ninguna parada. La central, no obstante, cuenta con detractores en su área de influencia. Así, en los últimos años, tanto Ecologistas en Acción como Greenpeace, han protagonizado acciones para reclamar su cierre.

En el flanco político, Compromís, la formación que gobierna la Generalitat junto al PSPV-PSOE, aboga por la clausura de la central para que «deje de ser un peligro». El resto de formaciones, con el PP a la cabeza, apelan a los efectos inducidos de la central para defender su continuidad. De hecho, Cofrentes suma a su favor los argumentos económicos. Así, la instalación, propiedad de Iberdrola, es la de mayor potencia eléctrica instalada dentro del parque nuclear español, con 1.092 megavatios.

Durante el año 2016, la central nuclear de Cofrentes generó 9.540 millones de kWh que representan cerca del 3,6% de la producción eléctrica nacional y alrededor del 80% de la producción de Iberdrola en la Comunidad Valenciana. La producción alcanzada anualmente por la central permite abastecer aproximadamente todo el consumo doméstico de dos millones de hogares.

El recinto cuenta con una plantilla fija de setecientos trabajadores, a los que se suman otros ochocientos que genera en la comarca del Valle de Cofrentes. Iberdrola ha invertido en la planta más de 315 millones de euros en los últimos años.

Almaraz I y II (Cáceres)

Almaraz I y Almaraz II están situadas en Navalmoral de la Mata (Cáceres). Almaraz I se puso en marcha en mayo de 1981. Su potencia instalada es de 1.049,4 mw. Almaraz II, que opera desde octubre de 1983, tiene una potencia instalada de 1.044,5 mw. Iberdrola es propietaria del 53% de Almaraz I y II, Endesa del 36% y Gas Natural del 11%. En 2010, el Ministerio de Industria renovó su licencia de explotación por diez años más.

Centrales nucleares paradas

José Cabrera (Almonacid de Zorita, Guadalajara)

La central nuclear «José Cabrera» de Almonacid de Zorita (Guadalajara) fue la primera central nuclear construida en España, situada junto al río Tajo. Dejó de funcionar definitivamente el 30 de abril de 2006, después de que fuera definitivamente desconectada de la red eléctrica a las 23.31 horas y de que se parase el reactor 5 minutos después. Fue inaugurada en diciembre de 1968 por Francisco Franco, y llevaba 38 años produciendo energía a pleno rendimiento.

En 2015, nueve años después, terminaron los trabajos de desmontaje de la vasija del reactor nuclear y se había producido el material radiactivo ya se ha procedido a la retirada del 99 por ciento. La organización ecologista Greenpeace celebró el cierre por todo lo alto y con una fiesta en las proximidades de los jardines del Retiro de Madrid, enmarcada con una gran pancarta en la que se dice «adiós» a la central nuclear de Zorita, un acto que sirvió también para reivindicar el cierre de todas las centrales.

Garoña (Burgos)

Central nuclear de Garoña (Burgos)
Central nuclear de Garoña (Burgos)- Félix Ordóñez

Garoña fue inaugurada de forma oficial un 22 de septiembre de 1971. En 2009, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció, el cierre y desmantelamiento de la central para julio de 2013. Este 1 de agosto, el Gobierno de Mariano Rajoy ha anunciado su decisión de cerrar de forma definitiva la planta.

Desde 2013, el reactor de la central nuclear quedó libre de combustible, completando el traslado de material nuclear desde el reactor de la planta atómica hasta la piscina de almacenamiento donde aún duerme el uranio y el plutonio. Con la planta en «standby», buena parte de la plantilla se dedicaba hasta ahora a labores de mantenimiento y de seguridad. De los 300 empleados de Nuclenor hace 4 años, casi 60 se han jubilado, mientras que las plantillas de las empresas subcontratadas han adelgazado de 424 a unas 200 personas. Tiempo atrás, el impacto económico y social directo de esta instalación en su área de influencia por el concepto de compras, contrataciones, generación de empleo, tasas e impuestos rondaba los 30 millones de euros al año. En el periodo 1999-2008 fue de 295 millones.

Nunca operativas

Lemóniz (Vizcaya)

La central nuclear de Lemóniz nunca llegó a ser puesta en funcionamiento por la moratoria nuclear del Gobierno de Felipe González en 1984. Comenzó a construirse en 1972. Estaba previsto que contara con dos reactores de 1.000 mw cada uno.

Santillán (Cantabria)

La central nuclear de Santillán fue un proyecto de construir una central nuclear que se inició en 1973 en la localidad barquereña de Santillán-Boria. El motivo de la paralización de la obra fue la presión social, con numerosas y multitudinarias manifestaciones, y política, con el apoyo de partidos de todos los ámbitos ideológicos, sindicatos y asociaciones regionales.

Valdecaballeros (Badajoz)

La central nuclear de Valdecaballeros (Badajoz) no llegó a ser puesta en funcionamiento. El proyecto, iniciado en 1975, constaba de dos reactores, Valdecaballeros I y II, del tipo reactor de agua en ebullición (BWR) y 975 mw cada uno. En 1984, el gobierno del PSOE decretó la moratoria nuclear lo que supuso la paralización de las obras cuando el grupo I estaba finalizado al 70% y el grupo II al 60%.