La caza de osos negros se había prohibido en Florida en 1994
La caza de osos negros se había prohibido en Florida en 1994 - REUTERS

Más de 200 osos negros abatidos en un solo día en la primera cacería en Florida en 21 años

La polémica medida pretende frenar la superpoblación de la especie tras salir de la lista de animales en peligro

Actualizado:

La primera cacería de osos negros que se autoriza en Florida en 21 años se ha cobrado hasta 207 piezas en su primera jornada. La caza de esta especie se había prohibido en 1994 ante el riesgo de desaparecer en que se encontraba, pero el éxito en su recuperación ha llevado a las autoridades responsables de la conservación a permitir desde este sábado una polémica batida para frenar la superpoblación ahora existente. De unos pocos cientos de ejemplares en los años 70 se ha pasado a más de 3.000 en la actualidad, según las cifras oficiales, lo que permitió en 2012 que la especie saliera de la lista de animales en peligro.

La decisión se ha topado con la oposición de grupos de defensa de los animales que consideran que se pueden tomar medidas alternativas y que debe ser el ser humano el que se adapte para convivir con los plantígrados en lugar de acabar con ellos. Estas organizaciones vienen realizando actos de protesta desde hace meses y uno de ellos, Speak Up Wekiva, llevó el asunto hasta los tribunales, pero los jueces han rechazado este mismo viernes paralizar la cacería.

La Comisión para la Conservación de la Pesca y la Fauna de Florida (FWC, por sus siglas en inglés), responsable de la cacería, ha marcado como objetivo eliminar 320 ejemplares en cuatro áreas geográficas del estado en los que habita el oso negro, con lo que los 207 abatidos en el primer día suponen casi dos tercios del total previsto. En dos de estas zonas de caza, el llamado Panhandle -una franja de tierra costera en el golfo de México- y en el centro del estado, ya se han completado las cifras establecidas (100 y 40 osos, respectivamente) y han quedado de nuevo vedadas, mientras que las áreas del Norte y del Sur permanecerán abiertas para los cazadores este domingo mientras no se alcancen los números previstos en cada una.

«Basada en criterios científicos»

La FWC ha recalcado que la batida, para la que se han concedido 3.778 permisos y que ha supuesto para las arcas de la organización 376.900 dólares extra (342.000 euros), está "basada en criterios científicos y regulada cuidadosamente" y se ha mostrado convencida de que "ayudará a garantizar un equilibrio adecuado de las poblaciones de osos en relación con el hábitat disponible".

Esta institución recuerda, además, que la caza es una práctica que desde hace tiempo ha contribuido con éxito a la conservación en Norteamérica y que de los 41 estados donde habitan osos, en 32 se llevan a cabo batidas que han estabilizado las crecientes poblaciones de plantígrados.

El conflicto entre osos y humanos

Con todo, la FWC insiste en que la caza solo es uno entre los distintos componentes en la estrategia sobre el oso, que incluye medidas educativas, de gestión de los residuos y el traslado de ejemplares que supongan una amenaza para la seguridad humana.

La creciente preocupación por los contactos conflictivos entre vecinos y osos negros está precisamente en el fondo del debate sobre la conveniencia o no de la cacería. En los últimos años se han multiplicado los avisos de presencia de osos en los patios de las viviendas atraídos por los restos de comida en contenedores de basura y parrillas y se han registrado varios casos de ataques a humanos. En este sentido, al menos cuatro personas han resultado heridas en Florida en los dos últimos años, especialmente en barrios al norte de Orlando, en el centro del estado, según datos recogidos por Reuters.