OPINIÓN

La inversión del Estado crece en Cádiz

Los PGE de 2018 son más generosos que los de 2017 y aseguran grandes pellizcos para los dos próximos años

Actualizado:

La cantidad de dinero que ha consignado el Estado para la provincia en los presupuestos de 2018 es superior al montante de 2017. Podemos ver la botella medio llena o medio vacía, según nos convenga políticamente, pero la realidad es que el Gobierno ha aumentado este año su capacidad inversora en Cádiz al pasar de 336 millones en 2017 a suscribir 542 millones en 2018. Además, las partidas presupuestarias para las obras plurianuales aseguran grandes pellizcos de financiación durante los próximos dos años, lo que significa que el Gobierno de la nación echará el resto durante los dos años electorales que se avecinan.

Una de las polémicas abiertas con motivo de las cuentas del Estado para este año se refiere a la partida del Ministerio de Defensa para la renovación de la flota de la Armada. La cartera que gestiona Dolores de Cospedal ha reservado 304 millones para este anualidad.Se trata de una tajada importante que servirá para liquidar la cuenta de los encargos anteriores, concretamente de una parte de los BAM de la primera fase y de los dos de la segunda, que están ahora en construcción. La medida orquestada por Defensa ha sido duramente criticada por el PSOE, ya que considera esta maniobra financiera un engaño para los intereses de Cádiz. Los PGE tratan con esta actuación sanear las arcas de Navantia o, más bien, abonar lo que el gobierno anterior no pudo pagar. No hay que olvidar que la primera fase de los BAM, con cuatro barcos construidos en la Bahía entre 2008 y 2012, son fruto del Gobierno del PSOE, mientras que los dos que están ahora en construcción en Ferrol y San Fernando son obra del Gobierno de Rajoy, que liberó para ello las primeras partidas presupuestarias en 2016.

Toca ahora cerrar este capítulo para poder invertir en nuevos barcos. El ejecutivo ha tapado así un agujero que impedía a Navantia seguir adelante. Los presupuestos revelan como el séptimo BAM está consignado. La obra de un barco no es inmediata, por esta razón, el Estado deja para 2020 su pellizco más sustancioso. No obstante, la carga de trabajo será plena en los astilleros gaditanos a partir de 2019 gracias al acuerdo firmado con Arabia para la construcción de cinco corbetas en el astillero isleño. Navantia sigue con su política de reparto de la carga de trabajo, ya que un contrato naval no es patrimonio de ningún astillero, lo que significa que la empresa actuará en consecuencia una vez que se defina el programa de ejecución de las corbetas.