EL APUNTE

Una ciudad en pie de compras

Cádiz afronta el fin de año con las calles llenas de compradores, atraídos por un ambiente, esta vez sí, propio de la Navidad

La Voz de Cádiz
Actualizado:

El fin de año huele a compras, felicidades y postales con votos de renovación. La canción de Silvio Rodríguez encaja, en su primeros versos, con la imagen de la ciudad de Cádiz en estos días de asueto para los más afortunados. Aunque, en rigor, los más afortunados han sido, ya les tocaba, los comerciantes y hosteleros de la ciudad, que han visto cómo las calles bullían de compradores y clientes dispuestos a comprarse un libro, una camisa o a tomarse el café mientras ve la ciudad iluminada y con ambiente navideña. Porque mal que les pese a algunos, las luces, los adornos, todo el envoltorio que lleva la Navidad es imprescindible, precisamente, para que funcione la economía.

La tenaz realidad se impone a las piruetas ideológicas de quienes gobiernan nuestros destinos. Y los estudios de ventas que manejan los comerciantes demuestran que cuando la ciudad luce, cuando las plazas se llenan de color y las bombillas ascienden a la patria de la luz, los ciudadanos se echan a la calle. Y una vez que están en la calle, terminan rascándose el bolsillo, algo que necesitaban como agua de mayo quienes se batían el cobre en los negocios de nuestras calles y plazas. Si el año pasado la ciudad estuvo encuelta en sombras de tristeza en estas fechas por la inoperancia de quienes debían haberla exornado como mandan las fechas, en este 2017 las voces de niños y los reflejos en las bolsas demostraban que Cádiz se merecía otra Navidad.

Pero no hay que olvidar que es Navidad para todos, también para quienes peor lo pasan. Que se haya superado lo más crudo de la crisis no significa que haya que dejar de colaborar en campañas como las del Banco de Alimentos o Cáritas en una época especialmente dura para los que, sin más compañía que algún fiel animal, pasan estas fechas tiritando en un portal.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz