La portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, y el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, conversan en el hemiciclo en una imagen reciente
La portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, y el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, conversan en el hemiciclo en una imagen reciente - EFE
Congreso de los Diputados

El Congreso dará esta tarde respaldo «incondicional» a la Policía y Guardia Civil a las puertas del 155

PP, PSOE y Ciudadanos votarán a favor de una PNL que apoya también el uso de todas las herramientas de la Constitución

MadridActualizado:

El Congreso de los Diputados otorgará en la tarde de este martes su «apoyo y respaldo incondicional» a la Policía Nacional y la Guardia Civil en su «labor de defensa y protección de los derechos y libertades de todos los ciudadanos y especialmente y desde la legalidad constitucional de la soberanía nacional, el Estado de Derecho, la democracia y la convicencia» entre los españoles.

La iniciativa llega al Pleno impulsada por el PP en forma de Proposición no de Ley (PNL) -no tiene recorrido legal pero determina posiciones políticas- y sumará los votos a favor de PSOE y Ciudadanos -73 por ciento de la Cámara-, mientras Podemos volverá a unirse al bloque proindependentista para votar en contra junto a ERC, PDeCAT y PNV. El portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, defenderá la posición de su grupo en el debate y ya ha anunciado que realizará una intervención «muy dura» en el Pleno por los «casi mil heridos» que dejó el 1-O.

Cabe recordar que la Generalitat cifró a los lesionados en 893, pero luego el Departamento de Salud especificó que esta cifra se refería a los atendidos por el Servicio de Salud «la mayoría por contusiones, mareos y crisis de ansiedad». Según el derecho internacional solo pueden considerarse heridos quienes «necesitan atención médica por traumatismos, enfermedad u otro desorden o discapacidad física o mental».

El PP registró esta iniciativa tras los ataques lanzados por los independentistas a las fuerzas estatales del orden tras el 1-O, pero quedó aparcado después de que el PSOE anunciara su intención de reprobar a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por las citadas cargas. Ahora, tras la aprobación del artículo 155 en Cataluña, el debate cobra aún más sentido y actualidad.

Máxime porque el texto incluye una petición de apoyo a las medidas aprobadas el pasado sábado por el Consejo de Ministros, aunque sin citarlas expresamente. En concreto, el texto defiende la utilización «con determinación y firmeza, así como desde la proporcionalidad y oportunidad, todos los mecanismos que, en defensa de la soberanía del pueblo español y del interés general de España, le atribuyen la Constitución y las Leyes».

Del mismo modo, aboga por emplear las herramientas del Estado de Derecho «contra las iniciativas que pretendan, desde la ilegalidad y contra la voluntad democrática del conjunto del pueblo español, conculcar nuestro marco constitucional y la unidad de España».

Además, los populares han incluido a última hora una enmienda -según los socialistas a petición suya- para instar al Gobierno a acabar con las diferencias salariales existentes entre los cuerpos de seguridad estatales y autonómicos, los Mossos por ejemplo, elevando la retribución de los primeros.

Así, el Congreso reclamará también al Ejecutivo que incorpore a los Presupuestos a partir de 2018 «las partidas necesarias para resolver progresivamente los desequilibrios retributivos que puedan existir entre los diversos miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y a su vez dentro del marco legal presupuestario para acercarlos a los de otros cuerpos policiales».

Un punto que complica a Podemos la fundamentación de su voto en contra ya que su portavoz, Irene Montero, ha justificado el rechazo de su grupo en que el PP solo pretende «instrumentalizar» a las Fuerzas de Seguridad en su propio beneficio, sin preocuparse realmente por sus condiciones de trabajo.

El texto condena también el «acoso sistemático» al que los miembros de las Fuerzas de Seguridad están siendo sometidos «mediante actos violentos». También rechaza cualquier tipo de «acción o declaración que justifique, ampare o minusvalore dichos actos».

Con esta declaración, el PP pretende también compensar el efecto de la PNL fallida debatida la última semana de septiembre a iniciativa de Ciudadanos y en apoyo del Gobierno ante la crisis catalana. Aquel texto no salió adelante por el voto en contra del PSOE que exigió a Ciudadanos que incluyera una apelación al diálogo en el texto. La formación naranja se negó y la PNL fue rechazada dando a los partidos independentistas catalanes la excusa para asegurar que el Ejecutivo no tenía el apoyo de la Cámara en las decisiones que estaba tomando en Cataluña.