Elecciones en Galicia 2016 Feijóo se compromete a cumplir los cuatro años de su mandato

Después de su victoria del domingo por mayoría absoluta, el presidente gallego cierra filas con Mariano Rajoy

Rajoy y Feijóo, ayer durante su encuentro en la ejecutiva del partido en la que se analizaron los resultados
Rajoy y Feijóo, ayer durante su encuentro en la ejecutiva del partido en la que se analizaron los resultados - EFE
DARÍO DOMÍNGUEZ - @abcengalicia Santiago - Actualizado: Guardado en:

Antes de partir hacia Madrid a la reunión de la dirección nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo quiso reunir a la Ejecutiva regional gallega para volver a felicitarla por haber conseguido la tercera mayoría absoluta consecutiva, en las elecciones autonómicas del pasado domingo. Ayer era día de sonrisas, caras de cansancio y palmadas en la espalda en la «nécora» –apodo con el que se conocía al PPdeG en la era de Manuel Fraga–. Nadie escondía su satisfacción y alivio por haber alcanzado un objetivo que hace un año, con los populares en caída libre y las Mareas asaltando los gobiernos municipales, era poco menos que una quimera.

La primera de las lecturas que se extrae del resultado del 25-S es el aumento de peso específico dentro del partido del barón gallego, puesto que será el único presidente que dirija una autonomía con mayoría absoluta. El éxito excepcional de Feijóo, siempre en las quinielas para un eventual salto a la política nacional, provoca que se caiga en la tentación de señalarlo como el futuro recambio de Mariano Rajoy cuando decida dar un paso a un lado. Poco dado a este tipo de especulaciones, el presidente de la Xunta respondió ayer categóricamente a la cuestión y se comprometió a cumplir su mandato como líder del Ejecutivo gallego hasta el año 2020. «Hemos propuesto un contrato de cuatro años a los gallegos, ellos nos han dicho que sí, y estamos dispuestos a cumplir nuestra parte». Del mismo modo, y ante las insistentes preguntas de los medios de comunicación, negó que se plantease algún tipo de circunstancia extraordinaria que le pudiese hacer reconsiderar la postura explicada.

De hecho, el máximo mandatario gallego no quiso ni contemplar la posibilidad de que Rajoy se pueda apartar en un corto plazo de tiempo, y explicó que ante unas hipotéticas terceras elecciones generales, los populares tienen «muy claro» cuál sería su candidato. «Viene de ganar unos comicios con ocho millones de votos, y el que gana debe gobernar. Sería un error dejarse llevar por otras dinámicas y cambiar a un candidato que ha ganado», zanjó Feijóo.

Después de estas apreciaciones, el presidente gallego agradeció a su jefe de filas que le hubiese animado en su día a presentarse a la reelección, durante el período de reflexión que abrió Feijóo durante el primer trimestre del año. Del mismo modo, agradeció a todos los dirigentes que se volcasen en la campaña gallega y, de nuevo, en especial a Rajoy, para reivindicar el éxito de haber trazado agendas paralelas para cubrir más territorio. «Sé que generó muchos comentarios, pero lo volvería a plantear igual y, si me hacen caso, en 2020 lo propondré también», bromeó.

Recados a Sánchez

El que será reelegido presidente de la Xunta también se manifestó en clave nacional, y dejó varios recados al secretario general del PSOE. Del resultado de la cita con las urnas de vascos y gallegos, Feijóo invitó a extraer la lección de que los ciudadanos han optado por gobiernos que aporten credibilidad y estabilidad, y castigaron severamente el «bloqueo institucional» instaurado por socialistas y populistas en los últimos meses.

Del mismo modo, el mandatario gallego reflexionó sobre la inconveniencia de «podemizar» el PSOE y abandonar los principios de la socialdemocracia clásica. «Es evidente que ese no es el futuro de un gran partido, que ha tenido grandes dirigentes», apuntó, tras ver como uno de los factores que apuntaló su victoria el gran número de socialistas descontentos con la deriva de su partido.

En este sentido, invitó a Sánchez a que reflexione y deje «seguir su curso» a la democracia, y facilita la formación de un Gobierno encabezado por el PP en una segunda sesión de investidura.

«Galicia votó gestión»

En clave autonómica, Feijóo valoró los resultados como un triunfo del «sentidiño», una expresión habitual en la Comunidad para referirse al sentido común. «Es lo que nos permite orientarnos siempre y orientar a nuestro pueblo en momentos difíciles», subrayó. En esta misma línea, entiende que los gallegos eligieron «gestión, estabilidad y proyecto» frente a una oposición que ofrecía «una subasta de cargos sin un programa solvente». Con todo, el presidente quiso realizar una declaración de intenciones hacia los grupos de izquierda del nuevo Parlamento que se constituirá en octubre y les tendió la mano para cooperar en lo posible. «Lo único que queremos es aceptar», deslizó el presidente, para concluir que «Galicia volvió a acreditar que nunca será un problema para España, sino que puede incluso ser una solución». Así, aprovechó de nuevo para reivindicar el control de las cuentas y el mantenimiento de los servicios durante sus dos primeros mandatos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios