Albania-España Piqué: «Dejaré la selección tras el Mundial, hoy es la gota que colma el vaso»

El central, harto tras la nueva polémica por su camiseta recortada en Albania: «No es un calentón, está meditado. No soy bien recibido»

Piqué, en el partido ante Albania con las mangas de su camiseta cortadas - EFE

El negro uniforme de Gerard Piqué anticioaba el luto, un desenlace inesperado para la noche de Shkodër. Fue todo sobre ruedas, salvo la lesión de Sergio Ramos, y una vez más la bomba estalló en la zona mixta. Para contextualizar, cabe destacar que las redes sociales se cebaron con el defensa del Barcelona porque jugó con las mangas cortadas y muchos dieron por hecho que fue para esconder los colores rojo y amarillo de la bandera española, leña al fuego. Se publicó en algún medio en la búsqueda desesperada de clics e incluso Paloma Antoranz, la jefa de prensa de la selección, dio explicaciones a los periodistas en el descanso, pero la mecha ya había prendido entre los aficionados anónimos que sueltan bilis desde sus perfiles. Susana Barquero, que trabaja en el departamento de Comunicación de la RFEF, salió a la zona mixta antes de que lo hicieran los protagonistas y exhibió la camiseta de Ramos, que también actúa de largo, y confirmó que en ese modelo, a diferencia de las de manga corta, no hay ribetes. Para colmo, exhibió las mangas que había cortado el propio Piqué, quien, agotado por tanto follón, ofreció un parlamento histórico y anunció que dejará la selección en el Mundial de Rusia. «Ya basta».

«Si juego al fútbol es porque me mueve la motivación. necesito que la gente esté detrás»

Se intuía una catarata de titulares cuando asomó por la puerta con la camiseta de marras en la mano, mostrándola a las televisiones y con cara de circunstancias. Cámara y acción, Piqué en estado puro. «No soy bien recibido aquí», soltó de buenas a primeras, molesto con la enésima trifulca entre los pros y los antis. «Es la gota que colma el vaso y aquí me queda poco. Hace tiempo que he decidido que el Mundial de Rusia es mi última competición, quiero llegar hasta ahí porque creo que con Julen empieza algo nuevo y quiero participar, no lo dejaré a la mitad. Pero va a ser el final porque he perdido las ganas de competir por algo que mucha gente no quiere que haga ni que esté aquí», manifestó, convencido de que todo lo que salía de su boca tenía justificación. Las cámaras le buscaban y Piqué seguía a lo suyo. «Entonces tendré 31 años, habré vivido muchas experiencias con la selección, muy orgulloso. Obviamente no es una retirada hoy porque quedan dos años, pero sí me lo voy a plantear como un último recorrido y lo primero es intentar clasificarse. Hoy hemos hecho un gran partido para ello y si llegamos a Rusia y el míster decide convocarme pues lo voy a disfrutar muchísimo y con la intención de conseguir otro Mundial».

«La he cortado porque las mangas eran muy cortas y me molestaban»

Vaya por delante que Piqué se dirigió a la prensa española con una serenidad pasmosa, midiendo todas y cada una de las palabras porque no era fruto de un sofocón. «No es en caliente. Está valorado de hace tiempo, pero lo de hoy es la gota. Y nada, ya está, no pasa nada». Pero, ¿por qué salta ahora? «No es solo por esta, son muchas, no es que haya podido conmigo. Simplemente que las motivaciones se van apagando y yo si juego al fútbol es porque me mueve la motivación. Yo estoy más motivado que nunca, pero necesito que la gente esté detrás. Yo lo he intentado de todas las maneras. He intentado aguantar todo lo posible, creo que lo he dado todo y lo haré hasta cuando lo deje, pero ya está bien. Es momento de decir basta».

Harto de polémicas

De las teles pasó a las radios y repitió más o menos lo mismo. «Mi camiseta es de manga larga, como siempre. Les he enseñado a las televisiones que la camiseta larga no lleva ni lo rojo ni lo amarillo (los colores de España). Y nada, la he cortado porque las mangas eran muy cortas y me molestaban, Otra polémica, y aguantando». Hubo alguna pregunta de rigor por el partido, que no se diga que no se habla nunca de fútbol, y a la que se pudo se recuperó el hilo de la polémica porque lo que estaba anunciando Piqué, su adiós prematuro a la selección, era muy gordo. «Es muy cansina esta polémica. La verdad es que sí que me cansa, pero hay que aceptarla y seguir adelante. He intentado darlo todo y lo seguiré intentando, pero hay gente que considera que es mejor que no esté. Pero estoy muy ilusionado con el proyecto de Julen y no quiero dejarlo hoy».

Más que nada porque se ve con energía, le funcionan las piernas, pero está saturado de tanto editorial y noticias volcánicas que desestabilizan al grupo. «Tengo la sensación de que siempre he dado todo en el campo. Mucha gente me lo ha agradecido, es verdad, pero otra no. Con 31 años habré hecho ya muchas cosas. Intentaré llegar a los cien partidos (lleva 85), ganar otro Mundial, y la vida sigue. Con el Barça quiero seguir muchos años más».

Para rematar, un deseo en voz alta. «Quedan dos años y vamos a disfrutarlo muchísimo. Conseguir dos Mundiales sería la hostia y vamos a intentarlo», exclamó. Se dejó de grabar y el resultado es la portada de todos los diarios y un tema de largo recorrido que hizo actuar a la propia Federación Española de Fútbol, que envió un comunicado mostrando su apoyo al jugador.

Falta por ver el efecto que tiene esta noticia y cómo se trata a Piqué en los campos de España a partir de ahora. En muchos se puso de moda silbarle después de aquellas palabras dedicadas al Real Madrid en el festejo liguero del Barcelona («Gracias a Kevin Roldán, ¡contigo empezó todo!», ironizó en relación a la fiesta de Cristiano Ronaldo tras la derrota por 4-0 ante el Atlético en la temporada 2014-15, el principio del fin del Madrid), aunque se normalizó la situación y se calmaron las aguas. Ahora, en una noche de tormenta en Albania, están más revueltas que nunca. Piqué ha estallado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios