Riccardo Chailly
Riccardo Chailly - Mikel Ponce

Riccardo Chailly graba la obra perdida de Stravinski

Decca publica el registro de «Canto fúnebre» que hizo el director italiano junto a la Orquesta del Festival de Lucerna

MadridActualizado:

Riccardo Chailly, al frente de la Orquesta del Festival de Lucerna, es el protagonista de la primera grabación del «Canto fúnebre, Op. 5», de Igor Stravinski, obra que fue hallada en la primavera de 2015 en la Biblioteca del Conservatorio de San Petersburgo y que se consideraba perdida. La grabación acaba de ser editada por el sello británico Decca, con el que trabaja habitualmente Chailly, e incluye también la interpretación de «La consagración de la primavera» y otras composiciones tempranas del autor ruso.

«Tengo la oportunidad de mostrar al mundo, y particularmente al mundo de la música, lo bella que es esta pieza -explica Chailly a propósito de «Canto fúnebre»-. Stravinski era muy joven en el momento en que la compuso y estaba muy influido por la escuela de Rimski-Korsakov, e incluso por Richard Wagner. Es una pieza muy inspirada, movida por el dolor de la repentina muerte de su maestro. Es una lenta meditación sobre la muerte. "Canto fúnebre" muestra la capacidad y la intuición del joven Stravinski para manejar el sonido orquestal».

Estrenada el 17 de enero de 1909 en el Conservatorio de Moscú bajo la dirección de Félix Blumenfeld, la partitura se perdió durante la Revolución Rusa. El propio Stravinski se refirió a ella como «la mejor de mis composiciones anteriores a "El pájaro de fuego", y la más avanzada armónicamente». Igor Stravinski la compuso tras la muerte de su maestro, Nicolai Rimski-Korsakov.

Durante unas obras de remodelación del citado Conservatorio de Moscú, en 2015, la la jefa del departamento de musicología de la institución, Natalia Braguínskaya, encontró casualmente la partitura en la Biblioteca. Ella y la bibliotecaria, Irina Sidorenko, llevaban años detrás de la partitura, que se encontraba en un apartado especial de viejos documentos condenados a ser destruidos. De hecho, todos esos fondos figuraban fuera de catálogo desde 1951 y, hasta esa fecha, nadie comprendió que allí estaba el réquiem de Stravinski.

En diciembre de 2016, y en el Mariinski de San Petersburgo, Valery Gergiev dirigió la primera interpretación de la obra redescubierta que ahora ha grabado Riccardo Chailly y que muestra, al decir de los expertos, el desarrollo del estilo distintivo de Stravinski.