Javier Sierra recibe el galardón de manos de Ana Pastor - Efe

Javier Sierra gana el premio Planeta

El autor turolense se lleva los 601.000 euros que acompañan al galardón con la novela «El fuego invisible»

BARCELONAActualizado:

Por más que la empresa haya hecho las maletas, el Premio Planeta sigue fiel a sus tradiciones y, a falta de un autor de otro sello al que poder echarle el lazo, ha vuelto a rastrear su propio catálogo para dejar en buenas manos los 601.000 euros que acompañan al más apetitoso galardón de las letras españolas.

Ocurrió con Dolores Redondo, Alicia Giménez Bartlett y Jorge Zepeda Patterson y ha vuelto a ocurrir esta noche año con Javier Sierra (Teruel, 1971), ganador de la 66 edición del premio con la novela «El fuego invisible», una intriga de resonancias históricas con la que el autor de «La cena secreta» y «El maestro del Prado» sigue el rastro del Santo Grial a partir de sus huellas en la historia de la literatura y el arte. Por su parte, la escritora y abogada Cristina López Barrio, autora de la exitosa «La casa de los amores imposibles», ha resultado resultó finalista con «Niebla en Tànger», título que le valió ayer los 150.250 euros previstos para el segundo puesto.

En una ceremonia de ambiente algo enrarecido y marcada tanto por el conflicto político catalán como por una discreta representación institucional encabezada por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el conseller de Empresa, Santi Vila, Sierra ha recogido el testigo de Dolores Redondo, ganadora del año pasado, con una novela de «acción trepidante» y «tremenda erudición», según destacó el jurado.

Superventas internacional

El propio autor parecía anticipar por dónde irían los tiros cuando, en una entrevista con este diario en el verano de 2016, se presentaba como «un caballero que hay un Grial ahí fuera, que hay un tesoro más grande que la vida misma». Dicho y hecho, el superventas por excelencia de la literatura española –hubo un tiempo en el que incluso se le conocía como «el Dan Brown español»– se embarca con «El fuego invisible» en esa búsqueda a partir de la historia de David Salas, un profesor de lingüística del Trinity College de Dublín que, tras llegar a Madrid, se ve implicado en una escuela experimental que sigue el rastro del Santo Grial en la literatura y el arte.

«Esta novela está muy dedicada a los escritores, ya que algo que yo he descubierto es que es en la palabra donde reside la fuerza creativa de nuestra civilización»Javier Sierra

Una nueva apuesta por los grandes enigmas históricos que Sierra sazona con crímenes, intrigas y una gran riqueza de referentes culturales. «Esta novela está muy dedicada a los escritores, ya que algo que yo he descubierto es que es en la palabra donde reside la fuerza creativa de nuestra civilización. La novela está centrada en el poder de las palabras», ha explicado Sierra al poco de recoger el galardón. «La novela es un viaje en el que David Salas tienen que resolver el origen de una palabra que apareció por primera vez en una novela inconclusa en el siglo XII. Una palabra que no es otra que grial», ha añadido sobre una novela que se interroga sobre el origen de las ideas y propone un viaje en busca de algo «trascendente».«Es una novela para tener los ojos muy abiertos», ha subrayado un enigmático Sierra.

Con casi dos décadas de carrera literaria, novelas traducidas a más de cuarenta idiomas e hitos tan destacables como haberse convertido en el primer autor español desde Blasco Ibáñez en colarse en la lista de los más vendidos del «New York Times», Javier Sierra consolida con el Planeta un largo historial de distinciones en el que destacan el Premio Arias Montano a la creación literaria, varios galardones de la International Latino Book Awards de Estados Unidos y el reconocimiento como como finalista del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja de 2004 con «La cena secreta», novela de la que ya se han vendido dos millones de ejemplares en todo el mundo.

Cristina López Barrio (Madrid, 1970), por su parte, corona con «Niebla en Tánger» una trayectoria ascendente que la convirtió en autora revelación de 2010 gracias a «La casa de los amores imposibles». Siete años y otras tres novelas después, esta abogada de vocación literaria tardía apuntala su estatus con una novela que conjuga misterio, desencanto y juegos metaliterarios mientras relata la historia de una ama de casa que viaja hasta Tánger buscando a un hombre con el que ha tenido una aventura fugaz y del que sólo conserva un amuleto y la novela que estaba leyendo. «Es una novela circular, con una novela dentro de otra novela», ha señalado López Barrio sobre una historia que, asegura, nace su fascinación por el cuento «Continuidad en los parques», de Cortázar, y «La decadencia de la mentira», de Oscar Wilde.