Cultura - Arte

La Sagrada Familia cambiará el «skyline» de Barcelona en 2026

El arquitecto jefe del proyecto ha explicado, desde la azotea de un hotel vecino al templo, los avances de los últimos meses y el reto de las seis torres centrales

La Sagrada Familia inicia la edificación de sus torres más altas
La Sagrada Familia inicia la edificación de sus torres más altas - EFE
MARÍA GÜELL Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cultura , Arte

A la espera de que la torre de Jesucristo, que será la más alta con 172,5 metros, cambie el skyline de la ciudad en 2026, las obras de la Sagrada Familia avanzan a buen ritmo. El arquitecto jefe del proyecto ha explicado, desde la azotea de un hotel vecino al templo, los avances de los últimos meses y el reto de las seis torres centrales.

«Las obras importantes de este año han sido el pórtico superior de la fachada de la Pasión, que tiene dieciocho columnas, y una de las sacristías que ya está finalizada», destaca Jordi Faulí, flanqueado por la maqueta de un panel que es la clave de la construcción de las torres.

«Hemos conseguido un sistema para prefabricar los paneles de piedra y llevarlos de una sola pieza a la Sagrada Familia –dice Faulí–. El mes que viene se empezarán a colocar los paneles, que sumarán un total de ochocientos, y que se convertirán en las paredes de las torres». Por ejemplo, la torre de Jesucristo tendrá doce niveles de paneles, las torres de los Evangelistas, trece, y la de la Madre de Dios, diecinueve.

Puertas abiertas

Precisamente, este fin de semana, coincidiendo con las fiestas de la Mercé, se celebran unas jornadas de puertas abiertas y el público podrá ver de cerca dos de estos paneles ubicados en la esquina de la Calle Marina con Provenza. «Los paneles están construidos con piedra de Cantabria, de Galicia y de Inglaterra –concreta Faulí–. Y son la clave para hacer posible la agenda del proyecto arquitectónico de la Sagrada Familia. «El quid de la cuestión es que es piedra tensada con barras de hierro, una técnica que ya utilizó Renzo Piano hace quince años para la construcción de una iglesia en Italia dedicada al padre Pío. Esta técnica aligera mucho la piedra».

Faulí también explicó que se han acabado los estudios previos para la restauración de la fachada del Nacimiento: «La idea es dejarla como estaba en 1930, tras un trabajo de limpieza muy cuidado que se hizo después de una inspección detallada con un escáner».

El buen ritmo de las obras va en sintonía con el del número de visitantes: el monumento recibe casi 3,8 millones de personas al año. «Contamos con un presupuesto anual de 25 millones de euros. La previsión de acabar en 2026 está sujeta a que sigan los ingresos que tenemos ahora».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios