El expresidente de Airbus Military Domingo Ureña
El expresidente de Airbus Military Domingo Ureña

Ureña pone en órbita al proveedor aeronáutico gaditano M&M

El expresidente de Airbus Military se hace con el control de esta empresa y fija un plan para reducir deuda y duplicar su facturación en tres años

CádizActualizado:

El proveedor aeronáutico gaditano Mecanizados y Montajes (M&M) se ha situado en la pista de despegue hacia la rentabilidad. Desde luego, no ha sido fácil para sus nuevos gestores poner en órbita una industria con 200 trabajadores y dos plantas que estuvo a punto de declarar el concurso de acreedores en 2015. La compañía fue fundada en 2004 por Juan Ferreras en la localidad de Espera como taller auxiliar de Airbus Military y desde la Sierra gaditana dio el salto a la Bahía con dos factorías en El Puerto. El problema sobrevino en 2014 cuando la deuda a corto plazo, cifrada entonces en unos tres millones de euros, (la deuda total es de 11 millones) empezó a estrangular su viabilidad. La compañía, pese a las dificultades económicas, tenía suficiente carga de trabajo, sin embargo, no podía garantizar su producción debido a los problemas de tesorería. Curiosamente, parte de la deuda que arrastraba la empresa era con los ministerios de Hacienda y Industria, además de los impagos que acumulaba a la Seguridad Social. La situación agónica obligó a Ferreras a buscar un inversor que inyectara capital en la compañía para su salvación. En enero de 2016, el expresidente de Airbus Military, Domingo Ureña se hizo con el 30% del accionariado y fue entonces cuando la historia de M&M empezó a tomar otro rumbo. El nuevo equipo de accionistas renegoció el pasivo con los acreedores y en paralelo se puso en marcha un plan estratégico para duplicar la facturación hasta los 20 millones de euros y aumentar la plantilla en un 25% en el horizonte de 2020. La compañía fichó en junio de 2016 al exdirector general de Operaciones de Airbus, Luis Pizarro, que también entró en el accionariado, con el principal objetivo de ganar competitividad en otros programas aeronáuticos.

El propio Domingo Ureña amplió su capital en la empresa a mediados de este año hasta lograr su control y ahora trabaja en el saneamiento de los tres millones de euros de esa deuda a corto plazo que impide el crecimiento de la compañía. Ahora se abre un nuevo escenario en la gestión. El ejecutivo aclara que desde 2015 la situación se ha logrado controlar, pero esa deuda sigue ocasionando tensiones de tesorería. Mecanizados y Montajes facturó en 2015 nueve millones de euros y en 2017 prevé 11,7 millones. Ureña trata ahora con la Junta de Andalucía un acuerdo para buscar fórmulas administrativas que permitan flexibilizar esa deuda a través de avales o con una ampliación de capital con la entrada de la Administración regional en el accionariado. Ureña está convencido de la viabilidad de la compañía, ya que participa en los programas aeronáuticos más importantes. El objetivo de Domingo Ureña, al margen del saneamiento económico, se centra ahora en reducir la dependencia de la empresa tractora Airbus y por ello su equipo busca en Boeing y en otros gigantes de la aeronáutica la posibilidad de lograr contratos. M&M está además realizando fuertes inversiones para lograr su objetivo. Acaba de lanzar un proyecto que modernizará todo el sistema de gestión de la compañía, gracias a un crédito del Ministerio de Industria. «De esta forma podrá hacer frente al incremento previsto de pedidos con un nivel de calidad y servicio al cliente muy superiores a los actuales», según Ureña. Asimismo, está invirtiendo unas nuevas máquinas y herramientas, para atender paquetes de trabajo más complejos y con mayor valor añadido.

M&M suministra piezas a los principales grupos como Airbus, Alestis, Aciturri, Aernnova y a otros como Ogma (Portugal) y Mecachrome (Francia). A partir de ahora optará a competir por nuevos contratos más avanzados tecnológicamente, en concreto, para el recubrimiento metálico de los motores del Boeing 737-Max, que se realiza en el centro de Airbus Military en El Puerto de Santa María.

Este es el tercer proyecto en el que se embarca Ureña desde su salida de la presidencia de Airbus en España, en enero de 2015. Así, en septiembre del año pasado se incorporó a Carbures como asesor externo y miembro del comité de estrategia y en diciembre entró en el capital de la aeronáutica gallega a Centum R&T.