Calle Medina Sidonia, donde se produjo la agresión.
Calle Medina Sidonia, donde se produjo la agresión. - A. Vázquez
SUCESOS

La Junta investiga la agresión sexual a dos menores y garantiza su colaboración con la Policía

El vicepresidente Jiménez Barrios emplaza a que terminen las pesquisas policiales para dar explicaciones

CÁDIZActualizado:

Siguen las reacciones a la detención de seis menores acusados de abusar, supuestamente, de dos niñas de 12 y 13 años en la calle Medina Sidonia de Cádiz. Hay que recordar que los supuestos agresores son adolescentes internos en el centro de inmigrantes del barrio.

El vicepresidente de la Junta y consejero de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, ha calificado la situación como «peliaguda» y ha insistido en que la Junta se encuentra investigando sobre lo sucedido.

Jiménez Barrios, que se encontraba en Cádiz presidiendo el inicio de las obras del nuevo centro del Olivillo, ha insistido en que «hay abierta una investigación policial» y que la Administración esperaría a que concluyeran dichas pesquisas para pronunciarse.

No obstante, sí ha indicado que «hay que decir también que (en el centro) hay muchos menores que este verano han llegado hasta nuestras costas y, por lo tanto, por ese acuerdo con el Ministerio hay que acogerlos con competencia de la Junta». Acto seguido, insistió en que su entidad colaborará estrechamente con la Policía «y que cuando acabe se dará debida cuenta».

Reacciones

La noticia ha tenido una gran repercusión tanto en redes sociales como en el resto de medios de comunicación.

En un reportaje realizado por una cadena nacional, un profesor del IES Rafael Alberti señalaba que «no se trata de un hecho aislado» y que los menores habían protagonizado incidentes con anterioridad.

Así, el profesor habría señalado que los menores habían provocado las quejas de los vecinos «porque se ponen a beber y a fumar porros» y, en alguna ocasión, se habían encarado por los trabajadores del centro.

Recordar que la administración autonómica, al pertenecer los seis menores a un centro tutelado por la Junta, es la que debe procurar su integración social y estar vigilante del cumplimiento de los derechos y obligaciones del menor.

Se da el caso de que hace unos días la organización 'Save the children' apercibió a la Junta por acoger a 60 inmigrantes menores de edad en un camping de Tarifa, hecho que la administración andaluza excusó por tratarse de una situación -esos días- de «desbordamiento» del número de menores que llegó a la provincia de forma irregular.

En el contexto aludido por el vicepresidente y tras una acogida y atención iniciales, los menores deben ser trasladados a un Centro de Acogimiento Residencial Básico como es un centro tutelado.