SUCESOS

Fallece un guardia civil de Cádiz en el tiroteo de Teruel

Se trata de Víctor Jesús Caballero. Además ha muerto otro compañero de este agente y un civil. Ambos estaban destinados en el equipo ROCA de Alcañiz

Detenido Norbert Feher, el serbio autor del tiroteo en Teruel y presunto asesino

Actualizado:

Dos guardias civiles y otro ciudadano han muerto este jueves en un tiroteo en una finca situada entre las localidades turolenses de Albalate del Arzobispo y Andorra (Teruel), en el paraje del Ventorillo. Uno de los agentes que han fallecido es de Cádiz. Se trata de Víctor Jesús Caballero, de 38 años, que estaba destinado dentro del grupo de medio rural ROCA en Alcañiz. Su padre, también guardia civil, estuvo destinado en la Comandancia de Cádiz y su hermano trabaja también en la Benemérita en el puesto de Tarifa. La víctima era natural de Cádiz capital y realizó sus estudios en el colegio IES Fuerte de Cortadura.

El otro fallecido es Víctor Romero.

Respecto al tercer fallecido en el tiroteo, se trata de José Luis Iranzo, nieto de «El Pastor de Andorra», referente de la jota aragonesa.

Tras conocer las muertes de ambos oficiales, el ministro Juan Ignacio Zoido ha trasladado sus condolencias a través de un mensaje en Twitter.

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy también ha trasladado su pésame a las familias y compañeros de los agentes. La Guardia Civil ha dedicado también unas palabras a sus compañeros asesinados.

El presunto asesino ha sido detenido e identificado como Norbert Feher, de origen serbio. El autor del triple crimen de Teruel es uno de los criminales más buscados en Italia (más información)

Una de las hipótesis que se manejan es que este tiroteo de Albalate pudiera estar relacionado con otro que se produjo hace escasos días, el 5 de diciembre, también en Albalate del Arzobispo, en el que resultaron heridos de gravedad dos vecinos. Dispararon contra ellos cuando trataron de entrar a la casa rural de su finca, momento en el que fueron tiroteados por un individuo que se dio a la fuga.

Desde entonces se había mantenido un amplio despliegue de la Guardia Civil en al zona para localizar y arrestar al autor de aquel tiroteo. La búsqueda se había centrado en una zona de monte cerrado y de complicado acceso entre los términos de Andorra y Albalate del Arzobispo, y que también incluía la vecina Ariño.