FORMACIÓN PROFESIONAL PARA EL EMPLEO

Ni un curso para parados hasta el año que viene

Las academias gaditanas afrontan el proceso con incertidumbre porque se plantea de manera «apresurada» sin aclarar qué pasará con los expedientes abiertos

Ni un curso para parados hasta el año que viene
ELENA MARTOS - @Elena_Martos Cádiz - Actualizado: Guardado en:

Los cursos de formación para parados se han reactivado con cierta prisa, a juzgar por las críticas de las academias que los venían impartiendo. Tras cinco años sin una sola convocatoria, la administración abrió un plazo de apenas diez días a principios de septiembre para presentar las solicitudes. La falta de previsión obligó a ampliarlo para que todos pudieran concurrir con cierta normalidad hasta que se cerró hace algo más de una semana.

Sin embargo, la Consejería de Empleo –que recuperó las competencias sobre este ámbito– se va a tomar cuatro meses para seleccionar las propuestas y asignarlas, lo que no permitirá organizar ni un sólo curso de aquí a final de año, más allá de los que ya imparten los centros adscritos a la Junta como la Escuela de Hostelería de Cádiz o los institutos designados para la formación naval en San Fernando y Puerto Real.

Eso no significa que en enero ya estemos funcionando, hay que seleccionar a los alumnos y, lo más importante, saber qué va a pasar con el adelanto de la financiación», indica Jesús Martín, portavoz de la asociación que representa a las academias gaditanas y que forma parte de la Confederación de Empresarios (CEC). Eso último es el aspecto más controvertido de esta nueva etapa de la formación para desempleados de la Junta. Hasta el momento o se ha aclarado si los expedientes que permanecen abiertos de convocatorias anteriores afectarán al proceso y no son pocos. Admite Martín que no hay centro que no tenga algún pendiente de ser revisado y «de esos todavía nos deben una parte».

Enfatiza este portavoz empresarial que «son ofertas formativas que se impartieron en 2010 y 2011». La situación no es distinta en la provincia, pues la Consejería se encontró con un importante atasco administrativo cuando el supuesto fraude de los cursos saltaba de los juzgados a los medios de comunicación. El escándalo obligó a transformar todo el sistema, congelado desde hace cinco años.

Sí valora Jesús Martín los nuevos mecanismos de control que se han establecidos, como el estudio de necesidades del mercado laboral de cada provincia o la obligación de contar con certificados de profesionalidad. Igualmente valora el sistema de financiación, que establece un adelanto del 20% del total cuando se concede, un 40% al inicio y el 40% restante cuando se finalice –el sistema anterior permitía adelantar hasta el 75% y el 25% una vez terminado–. Y de nuevo surge la duda. «¿Qué pasará con los que aún tienen expedientes sin inspeccionar?», se cuestiona. Admite el presidente gaditano de la asociación empresarial de la academias que «con lo único que contamos es con el compromiso del consejero –de Empleo– de que se resolverán antes de final de año, pero tenemos tantas promesas incumplidas». La cuestión ahora es saber cómo se articulará y si la oferta que han presentado estos centros se ajusta a los nuevos requisitos de la administración.

Para la puesta en marcha de estas acciones previstas, la administración andaluza ha previsto un presupuesto superior a los 71,5 millones de euros para la presente convocatoria –para lo que resta de 2016 y 2017–, recursos económicos que se distribuyen entre las ocho provincias en función del porcentaje de desempleados inscritos como demandantes de empleo. La financiación de las subvenciones concedidas al amparo de la presente resolución proviene en su totalidad de fondos del Estado central. Y en concreto, la provincia de Cádiz podrá contar con cerca de 12,5 millones del total.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios