Varios clientes en las terrazas de uno de los chiringuitos de las playas de Cádiz
Varios clientes en las terrazas de uno de los chiringuitos de las playas de Cádiz - A. V.
Playas de Cádiz

La situación de los chiringuitos de las playas de Cádiz acaba en Fiscalía

Un empresario del Paseo Marítimo denuncia ante el Ministerio Fiscal los incumplimientos del pliego de condiciones

CádizActualizado:

La situación de los chiringuitos de las playas de Cádiz llega a la Fiscalía. Un empresario del Paseo Marítimo ha decidido tomar medidas y denunciar ante el Ministerio Fiscal lo que considera una omisión de responsabilidades por parte de las administraciones ante los supuestos incumplimientos del pliego de condiciones que rige estas concesiones otorgadas por el Ayuntamiento de Cádiz.

Con este escrito, el empresario quiere poner de relieve su disconformidad con la actuación que están llevando a cabo desde el Ayuntamiento de Cádiz, la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Demarcación de Costas Andalucía-Atléntico de Cádiz en torno al funcionamiento de estos establecimientos que se sitúan en el litoral gaditano.

Entre otras cuestiones, el denunciante deja constancia en la Fiscalía de tres supuestas irregularidades que supondrían el incumplimienro del pliego y que están relacionadas con el diseño de algunos de los chiringuitos, el periodo de permanencia y la extensión de superficie de estas instalaciones. El propio empresario ya denunció estas presuntas irregularidades ante las administraciones competentes, sin que, a su juicio, se haya puesto fin a esta situación. De hecho, asegura que en algunas ocasiones ni siquiera se le ha dado respuesta al respecto.

Hay que recordar que la administración autonómica ha estado dando autorizaciones en precario a los propietarios de los chiringuitos para prolongar su periodo de apertura a todo el año, ya que el pliego vigente contempla que el periodo máximo de estancia de las instalaciones comprende del 1 de marzo hasta el 30 de noviembre, en el caso de los establecimientos de Santa María del Mar y playa Victoria, y desde el 1 de mayo al 31 de octubre, en el caso de los ubicados en la playa de Cortadura.

Dichas autorizaciones se concedieron a la espera de que el Ayuntamiento de Cádiz tramitara una modificación sustancial del pliego que nunca ha llegado a producirse. Sin embargo, el empresario denuncia que los negocios sí han estado abiertos fuera del periodo establecido.

Otra de las denuncias realizadas se centra en el aumento de superficie que han sufrido estos establecimientos, sin que esto esté recogido en el pliego. Según las condiciones de estas concesiones, son 150 metros cuadrados lo que debe abarcar el chiringuito, mientras que desde la Junta de Andalucía se otorgó una autorización en precario para una ampliación de 120 metros cuadrados más. Sin embargo, según el empresario, los establecimiento ni siquiera pagan canon por su utilización y además, sus terrazas, tampoco se someten al control de los horarios fijado para el resto de los locales de la zona, por lo que entiende que también se produce una competencia desleal.

Ante este intercambio de peticiones y autorizaciones en precario, el Ayuntamiento de Cádiz anunció el pasado viernes la firma de un Decreto por parte del alcalde para incoar el expediente para la tramitación del título de concesión de ocupación de dominio público marítimo terrestre, otorgado por Resolución de la Dirección General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático por resolución de 22 de marzo de 2013, para la instalación de los chiringuitos. Y asimismo, con este decreto se dio traslado del presente acuerdo a los actuales terceros adjudicatarios de los derechos de explotación de los citados establecimientos al objeto de que, en el plazo máximo de diez días hábiles, manifiesten lo que a su derecho convenga en relación con la transmisión inter vivos de la concesión de ocupación del dominio público marítimo terrestre.

Parece que esta tramitación podría poner fin a la situación de inestabilidad en la que se encuentran estos establecimientos, aunque tampoco se descartan posibles alegaciones por parte de personas ajenas a este proceso.