Cádiz

Las primeras obras que hace el Ayuntamiento y pagan los bares

El tramo de terrazas de Amílcar Barca ya está en fase de reformas gracias a un novedoso acuerdo entre patronal hostelera y Ayuntamiento

Las primeras obras que hace el Ayuntamiento y pagan los bares

El tramo de bares y terrazas de Amílcar Barca, situado entre la plaza de Asdrúbal y la calle Santa Rafaela María, ya está en obras. Estos trabajos no suponen unas reformas comunes, un cambio de conducciones, instalaciones y estética sin más. Se trata de un acuerdo que puede sentar un precedente entre el gobierno municipal y los hosteleros ya que un pacto entre Ayuntamiento y patronal ha permitido que sean costeados por los empresarios y ejecutados por el gobierno local. Si su resultado es satisfactorio, si sus plazos y costes se ajustan a lo previsto, este método puede ser utilizado en otras zonas de la ciudad de notable presencia hostelera.

Estas obras son el resultado de meses de negociaciones entre ambas partes y tienen como objetivo ampliar el acerado del Paseo Marítimo de Cádiz (aunque formalmente esa zona termina a decenas de metros de este punto).

La remodelación tiene un presupuesto relativamente bajo, apenas alcanza los 30.000 euros, pero es simbólico por la colaboración público-privada que incluso propició que alcalde y representantes de los hosteleros lo presentaran de forma conjunta. Aunque este cambio supone la pérdida de una decena de plazas de aparcamiento libre y gratuito, permite ampliar la zona de cafeterías, bares y restaurantes que se concentra en un tramo litoral privilegiado. Durante el proceso de negociación entre la patronal hostelera Horeca, presidida por Antonio de María, y la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Cádiz, dirigida por el primer teniente de alcalde Martín Vila, se acordó que si las obras del carril-bici que se acometerán en esta zona no llegaban pronto –y no han llegado– para propiciar las mejoras en esta zona, serían las propias empresas las que financiarían el coste de la obras de ampliación de esta acerado para transformarlo en una amplia terraza.

Cada negocio implicado y afectado; Caruso, El Tascón, Lassaletta, Unicornio, La Despensa y La Mirilla aporta la parte de los costes de la reforma según el espacio de terraza que ocupará.

Los trabajos se ejecutan a través de la misma empresa adjudicataria que realiza las tareas de mantenimiento urbano en Cádiz y la patronal Horeca se ha comprometido a tramitar la nueva autorización de ocupación de vía pública para mesas y sillas en la que irá incluida esta ampliación del acerado.

En una segunda fase, previsiblemente durante el año 2017, se acometerán las obras del carril-bici en la acera opuesta a la que ahora está en obras, la más cercana a la playa. También permitirá ampliar el espacio para los viandantes. Para hacer posible estas futuras obras, el tráfico cambiará en este tramo de Amílcar Barca. Quedará habilitado sólo un carril: el de sentido de salida de la ciudad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios