POLÍTICA

El PSOE de Cádiz se lanza en tromba a por el alcalde de Cádiz

Las declaraciones de Susana Díaz sobre la decisión de Pedro Sánchez de apoyar su investidura abre una guerra entre Podemos y los socialistas

El PSOE de Cádiz se lanza en tromba a por el alcalde de Cádiz

Las declaraciones realizadas por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en el programa de televisión de Ana Rosa Quintana el pasado lunes han levantado ampollas. La líder del PSOE en Andalucía afirmó que José María González ‘Kichi’ es actualmente alcalde de Cádiz porque así lo decidió «el anterior Comité Federal» socialista, en clara alusión a Pedro Sánchez. Sus palabras tuvieron respuesta ayer por parte del primer edil gaditano, qe la acusó de ser «el mayor enemigo del socialismo», añadiendo que está «convencido» de que Díaz se habría sentido «más cómoda» con Teófila Martínez (PP) al frente del Ayuntamiento de la ciudad.

El alcalde señaló también que «no es necesario que Susana Díaz puntualice que fue Pedro Sánchez quien se mostró favorable a que en la capital gaditana gobernase PCSSP en coalición con ‘Ganar Cádiz en Común’», puesto que la presidenta de los andaluces «se habría sentido más cómoda con Teófila Martínez al frente del Ayuntamiento, pues ha dejado bien claro que es más afín al PP y a Ciudadanos que al cambio».

Además, González argumentó que «si hubiese seguido gobernando Martínez, no me cabe duda de que Díaz ya la habría recibido como presidenta de la Junta de Andalucía», cosa que, según apostillaba, «aún no ha hecho con este alcalde».

Respuesta socialista

Estas declaraciones tuvieron también rápida respuesta desde las filas del PSOE de Cádiz. Primero fue el delegado de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, quien le exigía «que abandone la política del espectáculo y se dedique a encontrar las soluciones a los problemas de los gaditanos a las que se comprometió cuando fue elegido alcalde», recordando que fue el PSOE el que «lo puso ahí» a él y quien «quitó» a Teófila Martínez.

Para López Gil, Kichi incurre en una «imprudencia impropia» de un alcalde y en una «falta de respeto absoluta» a la vida interna del PSOE. En opinión del delegado, el regidor gaditano demuestra una «falta absoluta de cultura política» con sus declaraciones, ya que «no comprende que la política es entendimiento con otras fuerzas» y considera «una ocasión para atacar» que una fuerza pueda llegar a un acuerdo con otra.

Por otra parte, López Gil dejó claro que el alcalde «está siendo más que atendido por la Junta de Andalucía», pues él personalmente le ha recibido «en más de diez ocasiones» y ha realizado otras muchas atenciones telefónicas y gestiones. Los delegados territoriales «muchísimas más», agregaba.

También incidió en que González está siendo «más que atendido» por la Junta, que ha intentado incluso «tutorizarlo y ayudarlo en las ocasiones en las que ha pedido, no ya ayuda, sino socorro». Sin embargo, la Junta encuentra el «problema» de que son «incapaces de saber hacia dónde va el alcalde». A su juicio, esto es así porque el regidor gaditano «se dedica a la política del espectáculo y no a la de intentar buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos». «Un día dice una cosa y al siguiente lo contrario» en cuestiones como las relativas a los chiringuitos, al Carnaval, al Tiempo Libre o la modificación del PGOU, entre otras.

Por ello, López Gil pidió al alcalde que «se dedique menos a faltarle el respeto a la presidenta de la Junta» y más a cumplir los compromisos que adquirió cuando fue elegido alcalde, ya que «si hacemos la lista de sus compromisos con Cádiz, todavía no ha cumplido ninguno», aseveró.

Irene García también le ataca

La secretaria general del PSOE de Cádiz y presidenta de la Diputación, Irene García, también ha salido al paso de las críticas de José María González, lamentando que «el alcalde reaccione con tanta virulencia hacia quien le dice las verdades del barquero» y ha advertido de que Kichi «no es nadie para dar lecciones de nueva política pues ha decepcionado como el que más en casi todas las promesas que realizó antes de llegar al cargo como aquello de cobrar solo su sueldo como profesor, por ejemplo, y de eso solo sabemos lo que cobra por Diputación». La dirigente socialista se reafirmaba en que «la ciudadanía quería un cambio que sigue esperando ante la pasividad y falta de iniciativa y liderazgo que padece la Alcaldía de Cádiz y su equipo de Gobierno». Aconsejó también al alcalde que en lugar de estar solo pendiente «a quien le tose, debería ocuparse de los grandes problemas de los gaditanos, como las políticas sociales cuando crecen las denuncias en ese sentido y está manifiestamente demostrada su incapacidad en asuntos en los que puso el listón muy alto como la vivienda y la atención a los más desfavorecidos y así lo vienen denunciando desde colectivos como Derechos Humanos».

Irene García acusó además al alcalde de «ser ambiguo con asuntos transcendentales y no defender abiertamente los intereses de la ciudad como los ligados a la industria naval sobre los que se mueve siempre constantemente en la indefinición y la falta de implicación». En la extensa nómina de asuntos pendientes del alcalde de Cádiz, Irene García apuntó «la municipalización de servicios anunciada que se ha quedado en pedir un informe a una consultora privada». «No hay colectivo con el que no se haya enfrentado en estos meses”», apuntó y aseguró que «la sensibilidad de izquierda de la que presume y hasta interpreta en videos musicales a la hora de la verdad brilla por su ausencia como demuestra que la RPT de 2016 ha debido tumbarse dos veces en el Pleno por falta de diálogo con los sindicatos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios