Los padres de María Esther, al conocerse el crimen de la pequeña
Los padres de María Esther, al conocerse el crimen de la pequeña - EFE

¿Quién es y dónde está Rubén V.R., «El Vaca», el asesino de María Esther?

El albañil disfruta de su primer permiso penitenciario, pero se encuentra en paradero desconocido

MálagaActualizado:

Le tapó la cabeza con una bolsa y la golpeó con una piedra. Con el primer impacto la niña María Esther quedó inconsciente. Rubén V. R. «El Vaca», que entonces tenía 17 años, creyó que había muerto, pero siguió con el maltrato. Cuando paró de apalear la cabeza de la pequeña de 13 años, ésta estaba llena de traumatismos y el rostro había quedado desfigurado. La abandonó creyendo que estaba muerta en la caseta de la depuradora de una piscina de Arriate (Málaga). La niña fue dejada con vida y allí acabó apagándose por las heridas que le había proferido «El Vaca». Los padres de la menor pidieron entonces: «Que lo pague y no salga de la cárcel a los pocos años». Rubén V. R. fue condenado a ocho años de prisión en 2011 y ya disfruta de su primer permiso penitenciario. Tampoco ha pagado los 200.000 euros de indemnización a la familia de María Esther.

El crimen tuvo lugar el 20 de enero de 2011. La localidad de Arriate, donde vivían ambos jóvenes, quedó conmocionada. Según la investigación, Rubén había quedado con María Esther en la caseta, lugar de encuentro de algunos jóvenes de la localidad. Allí fue donde la golpeó con una piedra. El lugar estaba a apenas 200 metros de donde los investigadores situaron el último avistamiento de la menor. El brutal crimen pudo ser resuelto porque le asesino dejó rastro genético en el lugar de los hechos.

Una joven coloca una vela frente a la fotografía de María Esther Jiménez, en el lugar donde fue hallado el cadáver en Arriate (Málaga)
Una joven coloca una vela frente a la fotografía de María Esther Jiménez, en el lugar donde fue hallado el cadáver en Arriate (Málaga)- EFE

Con intención de matar

Algunas fuentes, como un amigo de «El Vaca», apuntaron entonces a que incluso el menor podría haber planeado la muerte de la niña con antelación, cuando le dijo en un programa de televisión que le había propuesto «secuestrar a una joven, violarla, matarla y dejarla tirada en el campo». La investigación descartó la agresión sexual, pero los agentes siempre sospecharon que el asesino era un conocido de María Esther, porque le habría tapado la cabeza con una bolsa para no mirarla a los ojos mientras la mataba.

María Esther desapareció en la noche del 19 de enero y sus padres denunciaron la ausencia a la mañana siguiente, cuando arrancó un dispositivo de búsqueda que concluyó al borde la media noche con el hallazgo del cadáver de la menor. La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) llevó a cabo una investigación que los condujo hasta «El Vaca», un mal estudiante que trabajaba como ayudante de albañil y con antecedentes por trapicheo de drogas. Los que le conocían, tras ser detenido, destacaron que el joven siempre había tenido mal carácter. Tras salir con su primer permiso penitenciario, se desconoce el paradero de este asesino.