La demanda se produce en un momento en el que la agencia trata de aumentar sus agentes femeninas.
La demanda se produce en un momento en el que la agencia trata de aumentar sus agentes femeninas. - AP

Dieciséis mujeres demandan al FBI por discriminación en sus entrenamientos

Algunas no han querido dar sus nombres completos por miedo a las represalias

Actualizado:

Dieciséis mujeres han presentado este miércoles una demanda contra el FBI, alegando discriminación sexual en sus programas de entrenamientos, según ha informado el diario «The New York Times».

De acuerdo con la acusación, los instructores masculinos de la academia de Quantico (Virginia) expusieron a las antiguas reclutas a un ambiente de trabajo hostil, acoso sexual y bromas inapropiadas sobre su raza, discapacidades y género.

En particular, la demanda apunta al entrenamiento táctico que juega Hogan’s Alley, la ciudad simulada de la academia donde actores contratados se meten en la piel de criminales para que los aprendices puedan practicar arrestos peligrosos empleando armas. Tal y como muestra el documento presentado, los instructores del FBI son en su mayoría hombres y penalizan a las reclutas con mucha más frecuencia que a los varones durante las diferentes prácticas que se llevan a cabo en los entrenamientos.

«El verdadero propósito de la demanda es cambiar la cultura del FBI», ha subrayado el abogado de las mujeres, David J. Shaffer.

La mayoría de las demandantes se mostró en desacuerdo con aspectos del programa
La mayoría de las demandantes se mostró en desacuerdo con aspectos del programa - AFP

La demanda solicita que el FBI revise su proceso de evaluación de capacitación de los aprendices, que pague 300.000 dólares a cada una de las mujeres por estrés emocional y que contrate a un mayor número de instructoras, según narra el periódico.

Siete de las mujeres continúan trabajando para la agencia de investigación criminal y algunas no han querido proporcionar sus nombres completos en la demanda, por temor a las posibles represalias que pudieran recibir tras decidirse a denunciar.

El FBI se negó a comentar nada sobre la acusación pero ha indicado en una declaración a «The New York Times» que estaba «comprometido a fomentar un entorno laboral donde todos nuestros empleados sean valorados y respetados». La demanda se produce en un momento en el que la agencia de investigación, históricamente dominada por hombres, trata de aumentar sus filas de agentes femeninas.