Célula tumoral
Célula tumoral - ARCHIVO
ASCO 2018

Los tratamientos y sus combinaciones acorralan al cáncer

El congreso americano de cáncer, el más importante del mundo, presenta pocas novedades en tratamientos, pero confirma que las terapias están mejorando la esperanza de vida de muchos pacientes

ChicagoActualizado:

Los pacientes con cáncer de páncreas, uno de los más mortales, acaban de recibir nuevas noticias. Una nueva quimioterapia, que combina cuatro fármacos después de la cirugía, ha demostrado que prolonga la supervivencia en casi 20 meses en el cáncer de páncreas más común, el adenocarcinoma ductal pancreático no metastásico, que representa el 90 % de todos los casos, en comparación con la quimioterapia adyuvante estándar que se ha utilizado durante los últimos diez años.

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en el año 2017 se diagnosticaron en nuestro país 6.760 nuevos casos de cáncer de páncreas. Un tipo de tumor que, si bien octavo en frecuencia, constituye la tercera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica –la cifra de decesos en 2016 ascendió a 6.789, solo inferior a las asociadas al de pulmón y al colorrectal–. Y es que el cáncer de páncreas presenta la menor tasa de supervivencia asociada a cualquier tumor, de tan solo un 8% a los 5 años del diagnóstico. De hecho, el de páncreas es un tipo de cáncer que en muchas ocasiones se expande a otros órganos –la consabida ‘metástasis’– incluso después de haber sido operado con éxito, aunque la cirugía es posible en solo el 10-20 % de los pacientes con cáncer de páncreas en general.

Podemos ayudar a los pacientes con cáncer de páncreas a vivir mucho más tiempo

Los resultados presentados durante la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO), muestran por primera vez «un gran beneficio» y, según señaló el autor principal Thierry Conroy, del Institut de Cancerologie de Lorraine en Nancy (Francia), «podemos ayudar a los pacientes con cáncer de páncreas a vivir mucho más tiempo».

También se han presentado datos de un ensayo clínico que muestra las personas que recibieron quimioterapia con radiación (quimiorradioterapia) antes de la cirugía de cáncer de páncreas tenían una mejor supervivencia libre de enfermedad que aquellos que comenzaron su tratamiento con cirugía, cuál es el estándar de cuidado actual. Además, la tasa de supervivencia de dos años fue mayor para aquellos que recibieron quimiorradioterapia antes de la cirugía (42% vs. 30%). Los hallazgos preliminares de este ensayo muestran que la quimiorradioterapia antes de la cirugía puede ser beneficiosa para pacientes con cáncer de páncreas.

Cáncer de vejiga

También se han presentado datos esperanzadores de el primer fármaco de una nueva familia para el cáncer de vejiga, un tumor en el que todavía, señala Álvaro Pinto, del Hospital La Paz de Madrid, la inmunoterapia no ha ofrecido resultados tan positivos como en el melanoma o el cáncer de pulmón. Es el quinto tumor de mayor incidencia y en el 20 % de los casos se diagnostica en fase metástasica, mientras que del 80 % restante que se detecta de forma localizada, entre un 30 y un 40 % acaban haciendo metástasis.

Los resultados presentados en ASCO muestran que Erdafitinib (una pastilla que se administra una vez al día) logra respuestas duraderas de los pacientes que tienen alteraciones moleculares, concretamente en el receptor del factor de crecimiento fibroblástico (FGFR), un 20 % del total de afectados. En un 40 % de los casos el tamaño del tumor disminuyó, frente a la inmunoterapia, cuya tasa de respuesta está entre un 15 y un 20 %.

Los buenos resultados de la investigación han motivado que se haya iniciado ya el ensayo en fase III que compara el fármaco frente al tratamiento estándar (quimioterapia o inmunoterapia).

Cáncer de pulmón

También se han presentados novedades en el cáncer de pulmón, un tumor que solo en el año 2017 se diagnosticaron en España 28.645 nuevos casos de cáncer de pulmón. De hecho, y cada año, las muertes provocadas por este tumor –más de 1,8 millones en todo el mundo– superan a las que causan conjuntamente los cánceres de mama, próstata y colorrectal.

Se trata de un nuevo tratamiento dirigido a los pacientes con cáncer metastásico de pulmón no microcítico, que afecta sobre todo a personas jóvenes, con una media de 50 años, poco o nada fumadores, y que tienen una alteración en el gen ALK. Los resultados en fase II muestran que la terapia prolongue la vida de una media de casi tres años sin que su enfermedad empeore o mueran.

Según el doctor Bartomeu Massuti, jefe de Oncología del Hospital General de Alicante, los nuevos datos presentados en Chicago recomiendan que el tratamiento de inicio en estos pacientes se haga con este fármaco. «Más que ofrecer novedades, los resultados, consolidan un beneficio intuido y ayudan a despejar dudas respecto a lo que sabíamos el año pasado».

Cáncer de mama

La mayoría de las mujeres con cáncer de mama en etapa inicial pueden renunciar a la quimioterapia, de forma segura. Estos datos proporcionan tranquilidad a los médicos y pacientes que pueden usar información genómica para tomar mejores decisiones de tratamiento en mujeres con cáncer de mama en etapa inicial.

Además, se el investigador español José Baselga, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, presentó datos de una terapia que reduce un 30 % el riesgo de empeoramiento en el cáncer de mama hormonal avanzado. Él mismo los calificó de «modestos».

Otras novedades son los anticuerpos conjugados, una especie de ‘caballo de Troya’ que, en datos preliminares, están resultados muy positivos.

Cánceres raros

Prolongar el uso de la quimioterapia bajo ciertas condiciones puede incrementar la tasa de supervivencia en los pacientes infantiles con rabdomiosarcoma (un cáncer raro del tejido muscular). Los expertos destacaron que este ensayo supone el primer avance de tratamiento en 30 años que se da en este tipo de cáncer, cuyos pacientes tienen un alto riesgo de recurrencia. La nueva estrategia, fruto de un ensayo clínico aleatorizado de fase III, apunta que aumentar seis meses la quimioterapia de mantenimiento con dosis bajas después del tratamiento inicial en niños con rabdomiosarcoma puede incrementar la tasa de supervivencia general en cinco años.

«Al mantener la presión sobre este cáncer durante más tiempo con la terapia de mantenimiento, estamos otorgando a los pacientes dos victorias: aumentar las tasas de curación al prevenir las recaídas y hacerlo con pocos efectos secundarios graves», dijo el experto de ASCO Warren Chow.

Los niños que han padecido este tipo de cáncer y que están vivos cinco años después se consideran curados, ya que la recurrencia del tumor a partir de ese momento es muy rara.