Foto familiar de los Von der Leyen, en 2005
Foto familiar de los Von der Leyen, en 2005 - DER SPIEGEL
PERFIL

Ursula von der Leyen, una europeísta convencida y convincente

Así ha definido quien fuera su jefa durante años, la canciller alemana Angela Merkel, a la nueva presidenta de la Comisión Europea

Corresopnsal en BerlínActualizado:

Muy cercana a Merkel y una de las pocas en la CDU que le ha plantado cara a la canciller alemana cuando no estuvo de acuerdo con ella, que no fue en la crisis de los refugiados, sino cuando se posicionó en el Bundestag a favor de una cuota femenina en las directivas de las grades empresas del Dax30. Conservadora, de fe protestante y activa en su iglesia, Von der Leyen no es solamente una convencida europeísta, sino que por su infancia en Bélgica y sus relaciones personales se identifica más con la vida diaria de Bruselas que con la de Berlín. Macron la considera una francófila y en Washington tienen buen concepto de ella tanto los trumpistas como el resto de los republicanos. Incluso algún demócrata.

Su figura menuda derrocha energía, aplomo y convicciones. Como hija del presidente de uno de los Bundesländer, Ernst Albrecht, sabe lo que es la amenaza terrorista. Cuando salió de casa de sus padres para estudiar en Londres, momento en que la RAF seguía activa, los servicios secretos le aconsejaron ocultar su identidad y apareció en la London School of Economics registrándose como Rose Landon, un juego de palabras con el apodo familiar «Röschen» (pequeña rosa) y con el apellido de su bisabuela, originaria de Carolina del Sur. Estudió después Medicina, al tiempo que crecían sus siete hijos, gracias a su sentido prusiano de la autodisciplina y su ingente capacidad de trabajo. Y llegó a ejercer. Pero pronto tuvo claro que lo suyo era la política. Desde que se afilió a la CDU, en 1990, ha recorrido todos los niveles de la administración federal. Comenzó como concejal de la oposición en la localidad de Sehnde (2001-2004) y pasó a ser responsable de Asuntos Sociales, Mujer, Familia y Salud regional en Baja Sajonia (2003-2005). A continuación Merkel le ayudó a dar el salto a la política nacional.

En la CDU, hubiese sido la sucesora de Merkel si Merkel no hubiera seguido en el cargo cuatro legislaturas seguidas. En el gobierno alemán, hubiera sido ministra de Exteriores si ese cargo no estuviese reservado en una ley no escrita para el líder del partido menor de la gran coalición, pero sí ha ocupado las carteras de Familia, Trabajo y Defensa. En todas ellas ha demostrado su gran eficiencia en la gestión, pero especialmente en el último hubo de actuar con gran autoridad para revitalizar un ejército privado durante décadas de recursos y para poner en su sitio algún general tolerante con ciertas manifestaciones que coqueteaban con el neonazismo.

Cuenta con el apoyo del núcleo de la CDU. Ha implementado el salario parental de 14 meses en apoyo de la natalidad, ha logrado el pleno empleo técnico y ha enviado por primera vez desde la II Guerra Mundial soldados alemanes al exterior en misión de paz. en 2014, antes de que se desatase la crisis de los refugiados, Von der Leyen acogió en su domicilio a un joven sirio de 19 años, al que ayudó a integrarse y encontrar trabajo en Alemania.

La canciller Merkel, en su rápida felicitación a través de Twitter tras la votación del Parlamento europeo, se alegró por «ganar una nueva compañera en Bruselas» y la describió como «una europeísta convencida y convincente». Pero no se debe interpretar ese mensaje como el canto de victoria de quien pone una pica en Flandes. Si bien es cierto que Von der Leyen ha sido una cercana colaboradora de la canciller alemana, también lo es que ha seguido a menudo su propio criterio. Hasta el punto que la prensa progresista alemana la apoda «la solista» de la CDU. Y esa es precisamente una de sus cualidades que más han gustado a Merkel de su ministra, la de mantener la lealtad defendiendo siempre que ha sido necesario posiciones políticas diferentes a las de su jefa. Von der Leyen, por su parte, ha agradecido la elección en Twitter en todas y cada una de las lenguas europeas, dando a entender a quienes lo temen que no será una presidenta alemana de la Comisión.