Reino Unido

Jeremy Corbyn se aferra al puesto pese a perder el apoyo de su grupo parlamentario

Nombra un nuevo “gobierno en la sombra” mientras sigue el goteo de dimisiones

LONDRESActualizado:

Tras la dimisión el domingo de once de los 27 miembros de su Gobierno en la sombra, Jeremy Corbyn ha respondido reemplazándolos por nuevas caras. Pese al espectacular golpe interno para desbancarlo, que comenzó en la noche del sábado, cuando Corbyn despidió al instigador de la revuelta, el moderado Hilary Benn, el veterano líder, de 67 años, se aferra al puesto. Alega que cuenta con el apoyo de las bases –lo cual probablemente es cierto, pues ganó las primarias de calle hace solo diez meses- y reta a los rebeldes diciendo que se presentará a cualquier proceso de elección de un nuevo líder que se convoque.

Hoy, otros once miembros del equipo del líder laborista británico, Jeremy Corbyn, presentaron este lunes la dimisión descontentos con el liderazgo del político izquierdista, tras la victoria del «Brexit» en el referéndum del jueves.

Pasado el mediodía se anunciaba la dimisión de la responsable de Cambio Climático y Energía Lisa Nandy quien se rumorea podría ir a por el poder tras la presumible caída de Corbyn.

La cúpula laborista se reúne esta tarde para debatir una moción de confianza. A las seis –siete en España- mientras se celebra ese encuentro en la calle, frente al Parlamento, habrá una manifestación organizada por Momentum, la plataforma que apoyó a Corbyn en las primarias. El número dos del partido, Tom Watson, se reunió esta mañana con el líder y le explicó que ha perdido el apoyo del grupo parlamentario laborista y habrá probablemente una elección de nuevo líder.

La duda es si Corbyn puede ser candidato contra el criterio de sus diputados, como pretende bajo el pretexto de que cuenta con el apoyo de las bases. Las nuevas elecciones generales tendrán lugar previsiblemente antes de fin de año. La revuelta se ha activado porque la mayoría de sus compañeros lo ven incapaz de derrotar al candidato tory, previsiblemente Boris Johnson (o la ministra del Interior, Theresa May, como segunda opción).

Además, hay un gran enfado con la campaña displicente de Corbyn a favor del In, con nula implicación y tono crítico con la UE, pues el líder es euroescéptico de siempre, y no lo oculta. El número dos del grupo laborista en los Comunes dice que tal vez votase Leave, pues le preguntó cuál había sido su voto y se negó a contestarle.