GTRES

Los padres de Josep Santacana rompen su silencio y cargan contra los Sánchez Vicario

Si no tuviera suficiente con lo que se le viene encima con el divorcio, ahora son Encarna y Josep los que no dejan en muy buen lugar a la extenista

Actualizado:

Si no tuviera suficiente con lo que se le viene encima con la inesperada noticia de su divorcio con Josep Santacana, el hombre por el que se enfrentó a su familia, ahora son los padres de su todavía marido los que han atacado a Arantxa Sánchez Vicario.

La familia del empresario -dedicado a los negocios inmobiliarios- ha decidido romper su silencio y cargar contra la extenista española. Según la versión de su padre, han tratado como una hija a Sánchez Vicario durante los diez años que ha durado el matrimonio. «Ella no puede decir nada de nosotros. ¡Aguántala cómo es…!» decía en el programa «Sálvame», dando a entender que la deportista tiene un carácter complicado.

Por su parte, la madre del empresario ha dado un paso más y ha dejado entrever que conoce muchas cosas de Vicario que podrían salir a la luz: «Nos están haciendo mucho daño. Todo lo que están diciendo ahora es para quedar ellos bien. Si ella quiere hablar que hable, que ya sabré yo también qué tengo que decir».

«Destrozada»

Aunque el entorno más cercano ya se esperaba el divorcio puesto que aseguran que llevaban más de dos años sin hacer vida conyugal, Arantxa está destrozada. Este sería el segundo varapalo para la triple ganadora de Roland Garros. Pues cuando contrajo matrimonio en 2008 con Josep Santacana, acababa de divorciarse de su primer marido, el periodista Joan Vehils, con el que estuvo casada un año.

Las desgracias se le acumulan a la extenista, que el pasado mes de mayo recibió una querella por parte del Banco de Luxemburgo por un presunto delito de alzamiento de bienes por un problema económico que tuvo con sus progenitores. Arantxa Sánchez Vicario llevó a sus padres ante los tribunales argumentando que, a pesar de todo lo que había ganado en su etapa como tenista de élite, estaba en la ruina por culpa de su familia. La exdeportista explicó que había estado viviendo con una renta de 1.500 euros al mes y que desconocía cuáles eran sus beneficios y todo lo que había ganado durante su etapa como tenista de primera línea.

Esta no era la primera vez que Arantxa arremetía contra su familia. En 2012, con la publicación de su autobiografía titulada «Arantxa ¡Vamos! Memorias de una lucha, una vida y una mujer», la que fuera «niña prodigio» del tenis acusó a sus padres de controlar en exceso su vida personal, su dinero y arruinarla por su mala gestión. En este libro desvela intimidades como que su madre le escogía la ropa, que su padre le gestionaba todo el dinero, o que a su regreso de la luna de miel de su primer matrimonio se encontró a sus padres instalados en su casa. Desde la publicación del libro y su enlace con Santacana, la guerra entre extenista y su familia se intensificó hasta tal punto que sus hermanos no le permitieron despedirse de su padre cuando este falleció, en febrero de 2016. «Mis hermanos me han vetado. No puedo despedirme de mi padre porque no me han dejado», declaró a la salida del tanatorio a la revista «¡Hola!». «Si no me veis en la misa es porque no quiero armar un espectáculo», afirmaba la deportista en referencia al funeral de su padre.

Ahora que Santacana le ha pedido el divorcio parece que hay un nuevo acercamiento entre Sánchez Vicario, que no han dudado en hacer una piña y apoyar a la tenista en estos momentos tan difíciles que ellos mismos vaticinaron cuando le conocieron.