Felipe Juan Froilan y Mar Torres
Felipe Juan Froilan y Mar Torres - GDG

Mar Torres-Fontes confirma la ruptura con el sobrino del Rey: «Felipe y yo ya no estamos juntos, ya no me interesa»

Felipe de Marichalar y la nieta del fundador de El Pozo ponen fin a un noviazgo que ha durado poco más de un año. En el entorno de la expareja se apunta a que hay una tercera persona

MadridActualizado:

Llegaba el último atardecer de su apasionado verano y con él, Felipe de Marichalar y Borbón y Mar Torres-Fontes regresaban a Madrid. Fue a finales de agosto, tras haber regalado a paparazzis y lectores del papel cuché toda clase de estampas vacacionales, donde ambos se mostraban felices y divertidos. Pese al despliegue de imágenes, recogidas en diversos puntos de nuestra geografía, de un tiempo a esta parte el sobrino del Rey Don Felipe había optado por una contención que le faltó en pasadas ocasiones. Hoy entiende que es el cuarto en la línea de sucesión al Trono de España y, según cuentan sus amigos cercanos, siente gran admiración por su tío. No quiere hacer algo que pueda perjudicar al Rey.

Precisamente por esto, y porque sabe que sus apariciones en prensa son más asiduas en las páginas de corazón que en las informaciones de Casa Real, Pipe (como le llaman sus íntimos) también ha querido llevar con absoluta discreción su ruptura con Mar, que se produjo hace un mes y medio y que no ha trascendido hasta ahora.

El portal «Look» afirmaba esta semana que no se les veía juntos desde hacía tiempo. Felipe había acudido sin acompañante a una boda en Sevilla y había disfrutado de las fiestas del Pilar en Zaragoza sin la presencia de Mar. La pareja había decidido emprender caminos por separado después de más de un año de relación. El primogénito de la Infanta Elena y su exnovia han sido muy cautelosos a la hora de contar a los suyos los motivos que les ha llevado al cese de su relación. No querían que sus desencuentros se airearan en la prensa.

Una tercera persona

Pero basta que la noticia llegue a los medios para que las razones de la ruptura empiecen a trascender, aunque sea a cuentagotas. En un principio se había señalado que la presión mediática había podido con Mar, que no se acostumbraba a los objetivos de los fotógrafos y quería seguir siendo anónima. Sin embargo, ABC ha podido saber que una tercera persona habría influido en la ruptura. «Felipe está con otra chica, por eso lo han dejado», ha afirmado con rotundidad una fuente cercana a la expareja. Si el nieto del Rey Juan Carlos dejó a Marta Pindado, su novia anterior, para empezar una relación con Mar, parece que en esta ocasión se repite la historia.

«No me he enterado mucho de lo que han publicado los medios. No quiero saberlo, no me apetece», cuenta Mar Torres-Fontes en conversación telefónica con ABC. Declina hacer cualquier declaración sobre su ruptura. Tampoco quiere hablar de la chica con la que, supuestamente, Felipe comparte ahora sus planes. «Si Felipe está o no está con otra es su problema. Ya no estamos juntos. Ni me interesa, ni me importa», zanja.

Y, como cuando a uno le sobreviene una ruptura es consciente de que los clichés están para cumplirlos, lo primero que hizo Mar fue refugiarse en sus amigos más cercanos. No ha perdonado una noche de juerga por sus sitios de siempre, como Gabana, la Sala But o el Teatro Barceló, adonde acudía con Felipe y la pandilla de este. En una segunda fase del duelo, Mar ha cumplido con otra regla: ha hecho desaparecer de su cuenta de Instagram todas las imágenes que a lo largo de este tiempo había publicado junto a Felipe. Ya no hay rastro de su primer selfie, tampoco de esa cama balinesa que compartieron en Cala Bassa, en Ibiza, donde pasaron unos días junto a Juan Torres-Fontes, el padre de ella. Ni siquiera de sus días en Palma de Mallorca, cerca de la familia de Felipe; ni de las noches que compartieron en Marbella durante la gala Starlite.

Para su círculo social, la ruptura no ha resultado excesivamente comprometedora, ya que ambos se mueven en un ámbitos diferentes. Mar cuenta con amigos del Colegio Jesús-María de Madrid, pero sobre todo gente que ha conocido en el mundo de la noche. Felipe conserva amistades de los distintos colegios por los que ha pasado, sobre todo del Pilar. También hace planes con el torero Gonzalo Caballero, a quien sigue por los alberos.

La ruptura se ha conocido cuatro meses después de que Felipe de Marichalar se dejara ver por primera vez junto a Mar. Ocurrió en junio, durante un desfile de moda en la madrileña plaza de toros de Las Ventas. Ambos sabían a lo que se enfrentaban tras aquella aparición pública: tendrían a todos los paparazzis y periodistas al acecho. No les importó. Después de un año de relación, tanto Felipe como Mar parecían estar seguros de sus sentimientos. Se supo entonces que se habían conocido en el Colegio Sagrada Familia de Sigüenza, en Guadalajara, durante el verano de 2014; que ella tenía 19 años recién cumplidos y que es la nieta del empresario Tomás Fuertes Fernández, quien ocupa el puesto número 24 en la lista «Forbes» de fortunas españolas por ser el propietario del Grupo Fuertes, un holding en el que se encuentra El Pozo Alimentación.

Felipe y Mar compartían su afición por las noches capitalinas. También se supo que ella lleva un tren de vida muy superior al de él, no solo a tenor de los restaurantes o las botellas en los reservados de las discotecas, también por los viajes. En el último año ha estado en México, Berlín, Praga, Marruecos, Croacia y Ámsterdam.

La universidad, en España

El pasado mes de junio, Felipe de Marichalar se graduaba en el internado Blue Ridge de Saint George, en Virginia. Con la enseñanza básica y el bachillerato superados, tomó la primera decisión importante en su vida: no continuaría sus estudios universitarios en Estados Unidos, como sus padres querían. Se matriculó en la sede madrileña de la universidad americana CIS, que ofrece la posibilidad de estudiar dos años en el extranjero para conseguir una licenciatura. Así podía pasar más tiempo con Mar. Ahora, sin embargo, ambos ya han pasado página.