Lalla Salma, misteriosas vacaciones en Portofino

Una periodista marroquí asegura haber visto a la exmujer del Rey Mohamed VIcon sus hijos en la ciudad italiana. «Es amable, modesta y muy bella»

Silvia Jiménez
MadridActualizado:

Le perdimos el rastro el pasado 12 de diciembre. Aquel día acudió a un homenaje del pintor Mohamed Amine Demnati y desde entonces, ni huella. No volvió a aparecer en ningún acto público. Pero lo que más llamó la atención de la larga desaparición de Lalla Salma es que tampoco viajó a París el pasado febrero cuando su marido Mohamed VI se sometió a una operación de corazón. Aquel día, la agencia oficial marroquí MAP difundió una foto en la que el Rey aparecía rodeado de sus dos hijos, su hermano y sus tres hermanas. Faltaba Salma. Unas semanas más tarde, el miércoles 21 de marzo, día en que se cumplió el 16 aniversario de la boda entre Salma y Mohamed VI, la revista «¡Hola!» publicó en exclusiva que se habían divorciado. El Palacio Real no confirmó la noticia y no parece que vaya a hacerlo.

Las últimas noticias acerca del paradero de la Princesa vienen de la mano de la periodista marroquí Meriem Said, que ha asegurado verla en la turística ciudad italiana de Portofino. Allí estaría disfrutando de unos días junto a sus hijos, la Princesa Jadilla y el Príncipe heredero, Mulay Hassan, que desde la operación de su padre ha aumentado su presencia en los actos públicos. La periodista del canal MBC se deshizo en halagos hacia Salma a través de sus redes sociales, a quien describió como una persona «amable, modesta y muy bella». Eso sí en ningún momento menciona nada relativo al enigmático divorcio. Además, durante su periplo vacacional, la Princesa habría visitado la Costa Azul.

Mohamed VI, por su parte, ha pasado una semana de vacaciones en Alhucemas y el pasado martes recibía un homenaje en el Palacio Real de Tetuán con motivo de su llegada al trono hace 19 años. Al acto acudió su hijo y su hermano, pero como siempre faltaba ella.

Lalla Salma, quien siempre adoptó un plano discreto y solía renunciar a acompañar a su marido en los viajes al extranjero, afronta ahora una nueva etapa. Según algumos medios, ha comprado una casa en la isla griega de Kea, con vistas a la bahía de Kúnduros, por 3,8 millones de euros. Un enclave privilegiado, ideal para superar su fallida historia de amor y olvidarse del pasado.