Mohamed VI, en una imagen de marzo de 2017 durante la inauguración de una exposición en Rabat
Mohamed VI, en una imagen de marzo de 2017 durante la inauguración de una exposición en Rabat - Afp

Mohamed VI visita Alhucemas por primera desde la revuelta del Rif

El rey de Marruecos llega en barco y se aloja en una playa de la localidad

Actualizado:

Mohamed VI se encuentra desde este lunes de visita en Alhucemas por primera vez desde las protestas que sacudieron esta ciudad y el resto de la región del Rif en 2016 y 2017. El Rey de Marruecos llegó la pasada noche a bordo de un barco procedente de M'diq (Rincón), en la región de Tánger-Tetuán, y se alojará en la playa de Bouskour, según el medio digital « le360», que destaca que este lugar es conocido «por sus aguas transparentes y un frente marítimo espléndido escondido tras la majestuosa cadena montañosa del Rif.

Este mismo medio califica la visita de «histórica» y señala que era muy esperada por la población local.

La presencia de Mohamed VI en Alhucemas viene precedida por el reciente viaje a la zona de dos ministros, el titular de Cultura, Mohamed Laaraj, y el de Sanidad, Anas Doukkali, que, según « Telquel», comprobaron el avance de los proyectos gestionados por sus respectivos departamentos en el marco del plan de desarrollo local Manarat Al Moutawassit, una iniciativa impulsada por el propio monarca en 2015.

Sentencias a los líderes de la revuelta del Rif

La presencia del Rey de Marruecos en el Rif se produce, por otra parte, menos de un mes después de que el Tribunal de Apelaciones de Casablanca condenara a penas de hasta 20 años de cárcel a los cabecillas de la revuelta del Rif, entre ellos el principal líder de las protestas, Naser Zefzafi. En total, más de 50 personas fueron sentenciadas.

Las protestas se desataron en octubre de 2016 después de que un comerciante de pescado de Alhucemas, Mohsen Fikri, acabara triturado por un camión de basura tras serle confiscada su mercancía, bajo la acusación de haber sido obtenida ilegalmente. Aquel suceso desencadenó el movimiento Hirak, una ola de indignación contra el olvido del Rif, donde persiste una fuerte identidad bereber, y en demanda de servicios como hospitales y centros educativos.