Jesulín de Ubrique
Jesulín de Ubrique - Gtres
Sálvame

Jesulín de Ubrique, la vuelta a los ruedos más polémica

La princesa del pueblo recordó al torero que en su regreso a los ruedos habrá medios de comunicación y, más después de la campaña de marketing que está haciendo, algo que su hija rechaza, pues quiere ser una persona anónima

MadridActualizado:

Hace poco más de una semana saltó la noticia de que Jesús Janeiro Bazán volverá a vestirse de luces. Será el próximo domingo 19 de agosto, en la feria de San Julián de Cuenca, en una corrida de toros de «Román Sorando» en la que alternará con Juan José Padilla y Cayetano. El regreso de Jesulín, de 44 años, es toda una sorpresa, ya que nadie lo esperaba. Aunque nunca ha dejado de torear festivales, el de Ubrique se vistió por última vez de luces hace más de seis años: el 7 de abril de 2012, Sábado Santo, en Priego de Córdoba. Para darle más propaganda al festejo, el propio Jesulín ha rodado un «spot» en Cuenca con 70 personas, sobre todo mujeres y niños, en el que aparece entrenándose en la plaza de toros o por las calles del casco histórico.

Para su gran vuelta, el torero quiere que toda su familia esté presente. Eso incluye a su primogénita Andrea Janeiro, fruto de su fallida relación con Belén Esteban. El matador está decidido a que su hija vaya a verlo en el que será su regreso a los ruedos, a pesar de la masiva afluencia de medios que se esperan, algo que no ha debido hacer demasiada gracia a la colaboradora de «Sálvame», quien siempre ha recriminado a Jesulín su escasa implicación como padre.

Como cualquier madre cuando siente que atacan o hacen daño a su hija, Belén Esteban saca las uñas por lo que más quiere. Aunque tiene prohibido hablar de su hija por petición de la misma, Esteban no pudo contenerse. Durante toda la tarde intentó morderse la lengua, pero cuando no pudo más, se mostró implacable y le dedicó unas palabras a su expareja: «Aterriza, que ese mundo fantasioso no existe. Aterriza, porque vives en un mundo que no es real. Ese mundo fantasioso no existe».

La princesa del pueblo recordó al torero que en su regreso a los ruedos habrá medios de comunicación y, más después de la campaña de marketing que está haciendo, algo que su hija rechaza, pues quiere ser una persona anónima. Ella misma mandó un comunicado a los medios de comunicación pidiendo por favor que respetasen decisión.

«Igual que ella mandó un comunicado para que no se la nombre más, ni aquí (en Sálvame) ni en otros medios de comunicación. Ella ha demostrado que no quiere pertenecer a este mundo y el primero que lo tiene que respetar es su padre, Jesús Janeiro Bazán», le espetaba Esteban a su expareja.

La colaboradora también le ha recordado la suerte que tiene de que ella no pueda hablar de él, por petición de su hija, porque se «liaría gorda»: «Me duele muchísimo este tema y este señor tiene suerte de que no puedo hablar por lo que tenemos en común, pero para mí sería tan fácil contar cosas... Diría una cosa que se liaría gorda». Belén, muy enfadada y visiblemente afectada con el tema, ha zanjado el tema antes de que perdiese los nervios deseándole, con mucha ironía, suerte en su regreso: «Suerte el día 19. Que cortes muchas orejas y muchos rabos».