HOLLYWOOD

Jennifer Aniston, harta: «Las mujeres estamos completas con o sin hijos»

La actriz de 47 años publicar una carta incendiaria contra el acoso de los medios

CORRESPONSAL LOS ÁNGELESActualizado:

Otra semana especulando con el embarazo de Jennifer Aniston, con su supuesto divorcio, son tantas las semanas del calendario que leemos esta noticia que nos hemos acostumbrado, pero la protagonista ha estallado y, si me permiten, con razón. «Grábenlo, no estoy embarazada». Ella lo confirma por enésima vez, lo ha repetido hasta el cansancio. «No estoy embarazada, cuando lo esté lo diré» asegura una y otra vez. Aniston lo que está es harta. Harta de verse perseguida por periodistas, asediada por fotógrafos, expuesta su vida en los tabloides. «Dejadme empezar por abordar el tema del cotilleo, algo que nunca he hecho. No me gusta gastar energía en el negocio de las mentiras, pero quería participar de una conversación más extensa que ya ha comenzado y que necesita continuar. Y como no estoy en redes sociales, he decidido expresar mis pensamientos aquí, escribiendo. Estoy cansada del escrutinio como deporte, de las críticas a mi cuerpo disfrazadas de periodismo» ha escrito la actriz en una carta remitida a la página Huffington Post.

En Hollywood muchos consideran la salida de tono de Aniston como un simple berrinche, no es el primero, pero la actriz, de 47 años, lleva tiempo exigiendo menos atención en la objetivación de la mujer en los medios. «Utilizamos las noticias sobre las celebridades para perpetuar una visión deshumanizada de las mujeres, concentrada únicamente en la apariencia física, que los tabloides han convertido en el deporte de la especulación», continua ella en su misiva. Para Aniston es una vergüenza que haya revistas explorando en su basura, literalmente, intentando encontrar detalles de su vida con su marido Justin Theroux, cuando la realidad ofrece muchas más noticias. «Mi vida personal se ha convertido en algo aburrido, pero ellos siguen indagando, ¿por qué no escriben sobre los asesinatos en masa, los fuegos o las decisiones de la Corte Suprema? ¿Por qué no invierten sus recursos en noticias que merecen la pena?» pregunta una indignada Aniston.

La actriz, que lleva siendo la novia del planeta desde que protagonizara la serie Friends en los noventa, ha sufrido como pocas celebridades la molestia de la fama. El abandono de su marido Brad Pitt en favor de Angelina Jolie, contribuyó a idealizar la imagen de una Aniston que lleva años tratando de desprenderse de esa figurada representación general. «¿Estará embarazada? ¿Estará gorda? ¿Tendrá problemas su matrimonio? porque la cámara detecta imperfecciones. Nosotros decidimos como consumimos las noticias, tal vez un día los tabloides se vean forzados a ver el mundo desde otra perspectiva, más humana, simplemente porque los lectores han dejado de comprar su mierda» escribió la actriz que, en su alegato, exige un cambio a los medios de comunicación, a las redes sociales, sobre la importancia que se da al cuerpo de la mujer. «Si yo soy una especie de símbolo para la gente ahí fuera, entonces claramente soy un ejemplo del cristal con el que nosotros, como sociedad, miramos a nuestras madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y compañeras de trabajo. La objetivación y el escrutinio al que sometemos a las mujeres es absurdo y alarmante. La manera en la que soy retratada por los medios de comunicación es simplemente un reflejo de cómo vemos y retratamos a las mujeres en general, comparadas con un retorcido estándar de belleza».