La «guerra de las Kardashian» dispara los ingresos del clan

M. Estevez
LosÁngelesActualizado:

La nueva temporada del reality sobre la vida de las Kardashian se estrenó el pasado fin de semana con una monumental pelea ante las cámaras entre Kim (37 años) y su hermana Kourtney (39). Ahora, el polémico episodio televisivo está teniendo una segunda vida en las redes sociales, donde han abierto un campo de batalla para despellejarse y, de paso, seguir ingresando dólares contantes y sonantes, mientras millones de personas siguen fascinadas la fraticida pelea.

¿Realidad o ficción?, se pregunta algunos. ¿Estamos ante la dramatización de la realidad para entretenimiento del consumidor, con el consiguiente aumento de ventas de los productos Kardashian? O, por el contrario, ¿se trata de puro odio o, al menos, auténtica mala baba entre una y otra? El tiempo lo dirá.

En el capitulo del pasado lunes se pudo ver como Kourtney se resistió a cambiar sus horarios para acomodarse a los planes de Kim y posar para la tradicional foto de Navidad. Kourtney alegaba que quería pasar más tiempo con sus hijos Mason (8), Penélope (6) y Reign (3). Su actitud desató la ira de su hermana: «¡Nadie te quiere en las jodidas fotos!», gritaba la celebérrima Kim, quien llegó a decir que «Kourtney es insoportable, siempre estirada como si dirigiera el jodido show, cuando en realidad no lo hace. Ella es la menos interesante».

Minutos más tarde, se pudo ver a la desdichada Kourtney llorando mientras hablaba por teléfono: «Kim dice que soy la menos interesante. ¿Quien habla así de sus hermanos? Vosotros tenéis unos valores distintos a los míos. Yo prefiero ser madre de mis tres hijos. No estoy pidiendo más trabajo, el que tengo es suficiente. Todos tenemos nuestras prioridades y la mía es la de ser madre». A Kim no le hizo ninguna gracia el comentario y, acto seguido, escribió en su cuenta de Twitter: «¿Acaso no es mi prioridad ser madre? Si yo puedo trabajar, tu también».

Kourtney Kardashian, a quien consideran el verso suelto del poderoso clan, no esconde su amargura: «Si tuviera suficiente dinero, no haría el reality. Sería una madre a tiempo completo. Llevo mi culpa a cuestas porque no paso suficiente tiempo en casa con mis hijos». Su intención de encajar mejor en su familia, tal y como ha confesado una entrevista al portal «E! Noticias», parece imposible. Y mientras las hermanísimas siguen «devorándose» con las palabras, el apellido Kardashian continúa facturando millones de dólares.